Presenta OaxacaCine "El automóvil gris"

Considerada una obra maestra del cine mexicano, "El automóvil gris" es un caso único en el panorama fílmico de América Latina.

La aclamada experiencia fílmica de El automóvil gris, de Enrique Rosas, será exhibida con la música del pianista José María Serralde. Se trata de una función de gala que presenta OaxacaCine en su ciclo de exhibición dedicado al cine mexicano, con la que vuelve al centenario Teatro Macedonio Alcalá.

Esta cinta silente realizada en 1919, es considerada fundamental en la historia del cine mexicano. La restauración de este filme tardó cinco años y más que una restauración se trata de una reconstrucción, pues se le añadió un fondo musical a cargo del pianista José María Serralde, señala Carlos Édgar Torres, subdirector de Preservación de Acervos y Coordinador del Laboratorio de Restauración Digital Elena Sánchez Valenzuela, de la propia Cineteca.

La idea de la digitalización de una película es que permanezca como documento. Todo lo que se hace en el laboratorio está respaldado en diferentes soportes. De las cinco horas de duración del filme, se restauraron tres horas 40 minutos.

Considerada como una obra maestra del cine mexicano, este filme es la primera película silente restaurada por el Laboratorio de Restauración Digital de la Cineteca Nacional, trabajo que nos permitirá ver la versión íntegra de la película, de casi cuatro horas de duración. La película retoma sucesos reales, en los que una banda organizada se dedicó a asaltar residencias en los años turbulentos tras la Revolución.

Musicalizar el cine silente

En entrevista, el pianista José María Serralde, compartió que para él fue vital su trabajo previo en el que musicalizó un ciclo de cine de la Revolución Mexicana, el cual le ayudó para lograr enfocar la perspectiva de cuál era la música de los cinematógrafos entre 1913 y 1917, así como traer al presente ese ambiente y esa época en la que los hechos delictivos de la banda mantuvieron azorada la capital de la República.

“La musicalización es una suerte de farsas a voces, justificada, porque es cierto que no podemos saber qué se tocó cuando la estrenaron, pero sí quiénes y ellos fueron los jóvenes estudiantes del Conservatorio Nacional de Música, así como músicos de esta institución; supe que los repertorios que ensayábamos podrían funcionar”.

Con esa fórmula, José María Serralde hizo dialogar el cine de Enrique Rosas con la música que en su formación estudia un joven concertista y cómo esta dialoga su repertorio y su quehacer musical, desde la banda militar, la música que en esos años se escuchaba en los quioscos y la música de las ciudades.

“A través de los personajes compuse los leiv motivs que nos hacen reconocer a las situaciones y a la banda para hacer una puesta al día; no solo busqué a través de estos personajes hacer la recreación histórica, sino la experiencia atractiva para los públicos jóvenes”.

José María Serralde puso al día las partituras, con el truco de pensar que quien escucha es un público contemporáneo y es que en la experiencia de musicalizar cine mudo, la participación del público es fundamental. Adelantó que la musicalización es distinta en cada presentación, ya que se trata de una improvisación guiada, con un mapa completo de principio a fin.

El rescate de la cinta

En 2015, el Laboratorio Elena Sánchez Valenzuela de la Cineteca Nacional (México) restauró 3:40' de material fílmico localizado en nitrato, del serial mexicano El automóvil gris (1919). A falta de música original, el Laboratorio encargó a José María Serralde Ruiz la preparación de música a piano, solo para el acompañamiento en vivo durante su estreno en Pordenone, Italia. Tras una recepción sobresaliente en aquella función, la improvisación guiada fue grabada en 2016 para integrarse como banda sonora a la copia restaurada.

La versión de esta cinta fundamental del cine mexicano es fruto del trabajo de tres años. Implicó un esfuerzo en el que digitalizaron escenas inéditas y se recuperaron otras extendidas y suplementos. Se trató de una versión de 223 minutos, la más fiel a la versión original en episodios.

Es considerada una obra maestra del cine mexicano; El automóvil gris es un caso único en el panorama fílmico de América Latina. Es una historia de delincuencia particularmente intensa y compleja, basada en los crímenes perpetrados en 1915 por una banda criminal, que aprovechó la conflictiva situación política de la época. Imperdible hoy, en el Alcalá.