Aokigahara, el bosque de los suicidios

También se han encontrado cráneos de personas que allí se quitaron la vida

Este lugar, situado justo a los pies del fantástico Monte Fuji, es el escenario que eligen numerosos nipones para dar respuesta a los problemas de su vida. Queda claro que cada persona es muy libre de tomar esta elección si así lo desea; el suicidio, como ya sabes, es un tema que siempre suscita grandes debates tanto psicológicos, morales y religiosos.

El bosque maldito

Es común encontrarse cadáveres colgando de los árboles durante décadas, personas que guardan silencio eterno sobre sus pesares, esas aristas que les trajo la vida y para las cuales no encontraron solución.

El origen de los Suicidios

Una de las teorías que suelen mantenerse al respecto del por qué los nipones eligen el bosque de Aokigahara para quitarse la vida, podría estar en la novela «Kuroi Jukai» de Seicho Matsumoto, publicada en 1960. En ella, se nos cuenta la historia de dos jóvenes amantes que acaban suicidándose en el bosque de Aokigahara.

Lo curioso de todo ello es que el propio autor decidió escenificar aquí esa muerte, porque ya era uno de los lugares más comunes de los japoneses a la hora de elegir quitarse la vida: se le consideraba un lugar tranquilo, y frente a ellos, tenían en siempre espectacular Monte Fuji. No obstante, tras la publicación de ese libro el índice de muertes voluntarias aumentó.

¿Quieres conocer otra razón?

Suicidarse en Aokigahara es gratis. Así es. Si eliges, por ejemplo, hacerlo en Tokio tirándote a las vías del tren o incluso en tu propio garaje o en la bañera, ocasionarás unos gastos elevados con los que habrá de cargar tu propia familia. En cambio, hacerlo en un bosque es gratis.

Una escabrosa realidad que ha hecho que en los últimos 40 años el número de cuerpos encontrados en Aokigahara sea muy elevado. ¿Un ejemplo? En el 2002 fueron 78 los cadáveres encontrados.

Los demonios que habitan en el bosque

Según los expertos en lo paranormal, afirman que “Yurei” te persigue una vez entras en el bosque. Yurei es una palabra para nombrar a los espíritus inquietos japoneses.

Otros afirman que los demonios habitan en el bosque y cuando las personas entran con pensamientos negativos los demonios les impide volver atrás. Pero algunas personas han descrito esta experiencia, incluso cuando han entrado simplemente por visitar el bosque. Las personas han descrito la sensación de pánico y un sentimiento como si los árboles estuvieran mirándote y como si el suelo quisiera tragarte.

Fantasmas en Aokigahara

Muchos visitantes han informado ver apariciones de presencias extrañas, escuchando susurros que vienen de la nada. Según los testigos, los fantasmas de Aokigahara aparecen en forma de niebla y en forma humana a la vez.

Prevenir el suicidio

Todo aquel que visite el bosque conocido como Aokigahara, en la base del monte Fuji, en Japón, serán recibidos por las señales que entran en los legendarios bosques. Los carteles no dan la bienvenida o son simples mapas de la zona, sino por lo contrario instan a los visitantes a no hacer lo impensable…que se suiciden. Las señales están colocadas por todas partes y tienen mensajes como "Tu vida es preciosa" y "Piensa una vez más".

Cada año los voluntarios locales y la policía hacen "búsquedas de cuerpos" en todo el bosque. Este evento anual tiene su origen desde 1970. ¿La finalidad? Dar a las familias un cuerpo al que poder enterrar.

Ahora bien, cabe decir que el índice de suicidios, por lo general, suele ser mucho más elevado de lo que pensamos en todo el mundo.

Como ya sabes, en muchas religiones el acto de quitarse la vida supone un quebranto a las leyes divinas. No obstante, en Japón la muerte autoinfligida no es un estigma.