¿Septiembre, el mes de los sismos?

ExcélsiorExcélsior

Después del terremoto ocurrido el 7 de septiembre del 2017 en Chiapas, hubo un aumento en la sismicidad detectada en el Valle de México.

El 14 de septiembre de 2018, el Servicio Sismológico Nacional detectó dos movimientos que la población de las colonias Narvarte y Del Valle percibieron con mayor fuerza que el resto de la población.

El primero ocurrió a las 11:07 de la mañana con epicentro a tres kilómetros al oriente de la delegación Benito Juárez, con una magnitud de 2.2; el segundo fue a las 11:20 de la mañana, en la misma localización con magnitud de 1.8.

Para responder las dudas de la población, Luis Quintanar Robles, investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM, explicó los detalles desde el punto de vista científico.

“Quiero dejar bien claro que los sismos son un fenómeno inherente al interior de la Tierra, y nada tiene que ver con fenómenos atmosféricos o cualquier otro”.

El investigador aseguró que los sismos ocurren a lo largo de todo el año y son frecuentes. “Actualmente, se reporta mayor sismicidad porque tenemos más capacidad de detección”, y por esta razón, las personas piensan que ocurren con mayor frecuencia.

De hecho, el Servicio Sismológico Nacional cuenta con una red sísmica que está dentro del Valle de México. Este sistema consta de 30 estaciones distribuidas a lo largo y ancho de la Ciudad de México.

El investigador añadió que existe una mayor población en el Valle de México. “Antes éramos menos y si ocurría un temblor en una zona no muy densamente poblada, pasaba prácticamente desapercibido”.

De acuerdo con las estadísticas de sismicidad a lo largo del año, se identifica que en el mes de septiembre no aumenta la sismicidad. De hecho, estos fenómenos son más constantes cuando ocurre un sismo de mayor magnitud, porque se dan varias réplicas.

“Esos son los momentos cuando aumentan, y puede ser en cualquier época del año”.

Por ejemplo, después del terremoto ocurrido el 7 de septiembre del 2017 en Chiapas, hubo un aumento en la sismicidad detectada en el Valle de México.

“La sismicidad ocurre en cualquier momento bajo cualquier circunstancia, y es al azar en el tiempo y el espacio. Debemos estar preparados, vigilar la seguridad en las construcciones y en la correcta aplicación de los simulacros coordinados por Protección Civil”, concluyó Quintanar Robles.

¿CÓMO SABER SI TU INMUEBLE SUFRIÓ DAÑOS GRAVES POR UN TEMBLOR?

Luego de un temblor es importante verificar que la construcción se encuentre en buen estado. Pero si percibe que tiene algún daño, es necesario asegurarse de que no sea grave. Ve aquí cuáles son las fallas más riesgosas en un edificio.

Si detectas grietas, fracturas, inclinaciones o hundimientos, es importante que lo reportes al 911.

El sitio inmobiliario Propiedades.com consultó a expertos para analizar daños de un inmueble y saber si son o no de riesgo.

El primer paso es conocer los elementos que componen una construcción y la fecha en la que fue edificada. También, revisar muros y el piso en busca de daños graves o superficiales.

José Antonio López, vocal de la Mesa Directiva de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, explicó que si las grietas forman una diagonal con la horizontal del piso, o están paralelas a éste, entonces son altamente peligrosas y la construcción debe abandonarse hasta que sea revisada.

“Si en una losa las grietas van diagonales desde las esquinas hasta el centro, es una falla importante. Si se aprecian grietas en más del 20% de los muros de una construcción, ésta podría correr riesgo”, detalló el experto.

Tras un sismo también se pueden producir hundimientos, desplomes, golpeteo con edificios, desprendimiento de recubrimiento, vibraciones de losas o sistemas de piso y huecos en elementos estructurales, señaló.

IDENTIFICA DAÑOS ESTRUCTURALES:

 

Si a simple vista aprecias grietas, fracturas o inclinaciones, debes reportarlo de urgencia.

Conoce la mejor manera de analizar las grietas provocadas por los sismos, según la Mesa Directiva de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica.

Pero estos son los elementos que debes tomar en cuenta a la hora de tu investigación:

Modo de construcción (columnas y trabes, o muros de concreto y mampostería)

• Planos arquitectónicos, estructurales y de instalaciones.

• Daños a las construcciones aledañas.

• Golpea los muros, columnas y trabes e intentar escuchar si están huecos o no.

Fisuras y grietas

Las grietas deben evaluarse de acuerdo al tamaño y ancho de la apertura. El problema de fisuras y grietas depende del sistema constructivo del inmueble.

En una estructura diseñada con muros de carga, las grietas y fisuras pueden poner en riesgo la estabilidad de la estructura - dependiendo de la separación que han causado en el material.

Nudos de columnas y trabes

Son las intersecciones entre columnas y trabes. Ante un sismo estos puntos son los más vulnerables. Sus daños son muy riesgosos.

#sismo#septiembre#UNAM