Gimnasio al aire libre: beneficio abandonado

Ana Lilia PachecoAna Lilia Pacheco

En el fraccionamiento Los Sauces en Santa Rosa, a través de tequios, han mejorado las instalaciones del gimnasio

Los gimnasios al aire libre se han convertido en una opción para la activación física de los vecinos de las colonias de la capital; sin embargo, los colonos de la Unidad Habitacional Octava Etapa del Infonavit Primero de Mayo, Fraccionamiento Los Sauces y colonia Artículo 123 pertenecientes al municipio de Oaxaca de Juárez, comentan que la ubicación, el mantenimiento y las instalaciones de éstos representan un riesgo para los usuarios.

Los vecinos de la Unidad Habitacional Octava Etapa del Infonavit Primero de Mayo, ubicada al norte de la ciudad, relatan que desde hace dos años se instaló un gimnasio al aire libre, al lado del espacio conocido como Módulo Azul, el cual es utilizado de manera ocasional, pues no cuenta con techado. 

Don José Luis Quintana, vecino de esta colonia, comenta que el espacio no es muy concurrido debido a que la mayoría del día, los aparatos están expuestos a la luz del sol, por lo que se calientan y es imposible utilizarlos. Señala que sería importante techar esta área para que más personas, incluyéndose, hagan uso de este servicio.

“Los que a veces vienen son personas mayores, pero en la tarde, después de las siete que es cuando ya está bajando el sol; pero últimamente ya no vienen, yo creo que tiene que ver el aumento de la inseguridad en esta zona”, relata don José Luis.

Gimnasio al aire libre ubicado en la avenida de Las Etnias de la Séptima Etapa Infonavit Primero de Mayo

Temor vecinal

Asegura que es muy común escuchar que hubo asaltos en la zona de la rotonda donde se encuentra el Monumento Primero de Mayo, frente al espacio que ocupa el gimnasio, por lo que los vecinos prefieren no hacer uso de éste.

“A veces pasan los policías, pero yo creo que es necesario que estén destinados a vigilar esta área para que las personas tengan la confianza de venir a ejercitarse un poco, pues es un beneficio para la salud”, subraya.

Por otro lado, comenta que en la avenida de Las Etnias, ubicada a dos cuadras del Módulo Azul, también hay un gimnasio al aire libre, pero está cubierto de hierbas, por lo que algunos vecinos en vez de darle mantenimiento, prefieren caminar a los que están ubicados a un lado del Módulo.

Recuperación de espacios

El fraccionamiento Los Sauces, de la agencia de Santa Rosa -al oeste de la ciudad- también cuenta con un parque recreativo que no sólo utilizan los vecinos de este fraccionamiento, sino que también vienen de las colonias cercanas, pero no han tenido el cuidado correcto con las instalaciones.

“Vienen niños que se suben a los aparatos y no tienen cuidado, los utilizan de manera incorrecta; además, tiran basura y los que terminamos limpiando somos nosotros”, comenta el señor Joel González, vecino del fraccionamiento.

Señala que hace un par de años, el parque recreativo del fraccionamiento se abandonó, pues los que estaban disfrutando el espacio eran personas ajenas a ese lugar y ya no querían limpiar los daños ajenos; pero a través de tequios, decidieron recuperarlo.

“La mayoría de los vecinos trabajan todo el día y querían venir a hacer ejercicio, así que gestionamos una lámpara especialmente para el área del gimnasio y ahora es un poco más común ver a personas haciendo ejercicio después de las nueve o diez de la noche”, relata don Joel.

Organizan tequios

De igual forma, los vecinos de la colonia Artículo 123 -al este de la ciudad-, desde hace un par de meses comenzaron el rescate del camellón donde se encuentran instalados unos juegos para niños y un gimnasio al aire libre.

“Es común ver borrachitos en el área donde está el gimnasio y por eso a veces las personas no se quieren acercar a utilizar los aparatos, pero ya estamos vigilando para que los espacios se utilicen para hacer ejercicio”, señala doña Virginia Mendoza, vecina de esta colonia.

Relatan que desde junio, a través de tequios, han ido recuperando esta área recreativa que estaba llena de hierbas, los columpios no tenían asiento, llevaban años sin pintar y los aparatos de ejercicio tenían años sin utilizarse.

Los vecinos comentan que la preocupación que tienen es que el gimnasio está en una curva y no hay señalamientos de las direcciones en las que deben circular los automóviles, lo cual podría provocar algún accidente que ponga en riesgo a los vecinos.