Obispos analizarán problemática migratoria en zona sur de México

ReformaReforma

La migración no tiene por qué verse o convertirse en un problema social, sino en una oportunidad de desarrollo y convivencia que genera una nueva cultura de inclusión y participación, sostiene la Iglesia Católica.r

Tapachula.- “La reunión de obispos de la zona sur de México junto con los de Guatemala, El Salvador y Honduras servirá para articular esfuerzos con Centroamérica y responder mejor ante las emergencias migratorias que estamos viviendo y de las que vamos a ser testigos”, precisó el obispo Jaime Calderón Calderón.

En rueda de prensa informó que “como ya lo decían los hermanos directores de albergues o casas de atención a migrantes reunidos en la ciudad de México, queremos ser voz de aquellos que pretenden ingresar al territorio nacional con la finalidad de cruzar hacia los Estados Unidos y son detenidos en la frontera Sur de México mediante el muro humano de la Guardia Nacional, de aquellos que imploran se les facilite un salvoconducto para poder continuar su camino y son ignorados, de aquellos hermanos que se encuentran en tránsito y que se ven hostigados o extorsionados por agentes de diferentes dependencias o por el crimen organizado”.

Añadió que la Iglesia Diocesana de Tapachula es y será siempre una Iglesia de puertas abiertas para todo aquel que quiera vivir la misericordia de Dios. “En este sentido, siempre nos hemos identificado con la ayuda y solidaridad hacia los hermanos migrantes que, pasando por nuestro territorio, muchas veces necesitan de nuestra generosidad”.

Destacó que en la labor de ayudar a los migrantes tienen claro que no se trata de ser protagonistas, ni de proponer leyes, ni de decirles que ya no vengan; se trata de vivir el Evangelio de Jesucristo que anima a ser cercanos a los más pobres y sencillos.

“Como Iglesia sabemos que la migración no tiene por qué verse o convertirse en un problema social, sino en una oportunidad de desarrollo y convivencia que genera una nueva cultura de inclusión y participación, de progreso y crecimiento social, de armonía y creatividad, haciendo frente a esta marcada indiferencia que, como dijimos, ya se manifiesta en diversos sectores de la sociedad civil”, explicó.

Monseñor Calderón indico que “quienes vivimos en la región nos hemos asombrado de los acontecimientos que suenan en los medios de comunicación social, entre ellos, el asunto de la inseguridad en el país. Este asombro crece más porque vemos cómo en nuestros pueblos y ciudades aumentan los actos delictivos. Aunque las autoridades hacen lo que pueden, queremos unir nuestra voz a la sociedad que clama justicia y paz en nuestras comunidades. Al mismo tiempo, queremos exhortarlos a ser generadores de una cultura que vive segura y promueve la paz”.

MIGRANTES DESERTARON DE LA ESCUELA

Por otra parte, cuando un joven  emigra  de su país, por lo general, lo hace de manera forzada a causa de la violencia y la pobreza; en el viaje que emprende no necesariamente existe una planeación de viaje.

En esa búsqueda de una mejor condición de vida, se ven obligados abandonar la escuela y con ello se cortan las posibilidades de poder estudiar una carrera profesional. En los últimos años se ha registrado, dentro del fenómeno migratorio del triángulo norte de Centroamérica, una creciente número de jóvenes que abandonan su país y con ello sus estudios.

Hace menos de dos décadas la tendencia migratoria  era de  adultos hombres, luego dio paso a  la migración de mujeres  y en los últimos cinco años se ha registrado una mayor migración de jóvenes, “muchos de ellos miembros de familias que ya emigraron y que ven el viaje a EU como la única oportunidad de reencontrarse con los suyos.

De acuerdo con el Banco Mundial, aproximadamente el 67 por ciento de los jóvenes en edad laboral y de estudiar de Honduras, Guatemala y El Salvador deciden abandonar sus países

“Las personas entre 15 y 24 años representan el mayor porcentaje de las poblaciones centroamericanas. Por ejemplo, en Honduras y El Salvador la pirámide poblacional muestra que más del 40% de la población tiene menos de 18 años. Y muchos de ellos no encuentran oportunidades en su país, por lo que optan por emigrar”, destaca el Banco Mundial.

Cifras del 2018 aportadas por la Secretaría de Gobernación indican que de los 8 mil 114 menores de edad guatemaltecos que ingresaron acompañados de un adulto  a México, el 39.1 por ciento tenía entre 11 y 17 años de edad; de los 9 mil 605 menores hondureños, el 30 por ciento estaba en ese rango de edad.

Las mismas cifras indican que de los 2 mil 187 menores salvadoreños que cruzaron la frontera sur de México, el 32.5 por ciento tenían, igual, entre 12 y 17 años de edad, eran jóvenes que tuvieron que abandonar sus estudios. 

Sin embargo la cifra se incrementó con adolescentes y jóvenes que viajaban solos en ese mismo periodo. De los 5 mil menores de edad guatemaltecos que ingresaron solos a México, el 93.4 por ciento tenía  entre 12 y 17 años.

De los 4 mil 175 menores hondureños que lograron cruzar la frontera sur, el 83.7 por ciento estaba en ese rango de edad y de  los mil 24 menores salvadoreños, el 85.6 por ciento eran mayores de 12 años.

Ello indica que durante el 2018 ingresaron a México, por lo menos, 15 mil 803 centroamericanos entre 12 y 17 años de edad quienes estando en México se les redujo la posibilidad de continuar sus estudios.  Pero las cifras se engrosan  si se contabiliza los jóvenes de 18 a 25 años de edad.

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) casi el 50 por ciento de los inmigrantes de los países del triángulo norte de Centroamérica  tienen menos de 24 años, es decir que están en la edad escolar para cursar la secundaria, preparatoria y universidad.

Esto  indica que no sólo se trata de una migración joven, sino también de la importante presencia de menores de edad en la migración de los países del TNCA.

La migración centroamericana, según la CEPAL, destaca también por su bajo nivel de escolaridad, situación que contrasta completamente con la inmigración que llega a Estados Unidos de otras regiones del mundo.

#inmigrantes#chiapas#iglesia#obispos