Reconstrucción, lenta e insuficiente: Cenapred

ArchivoArchivo

El proceso de reconstrucción de viviendas en Oaxaca ha sido lento, insuficiente, desorganizado, por lo que los más de 63 mil 300 damnificados del sismo de septiembre del 2017 se mantienen en condiciones de vulnerabilidad y riesgo, reconoció el subdirector de riesgo estructurales de la dirección de investigación del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenaprep), Oscar López Bátiz.

Además señaló que a pesar de que el Cenapred ha exhortado a las autoridades estatales y municipales a actualizar sus legislaciones, reglamentos y normas en materia de construcción, a dos años de los sismos todavía no tienen respuesta del estado de Oaxaca. 

“El Cenapred identifica deficiencias en los reglamentos de construcción de los estados y municipios de la república, por lo que se enviaron oficios a los gobernadores de los estados para informarles el estatus de sus reglamentos y la invitación a actualizar la normatividad, desde finales del 2018, y ya tenemos respuesta de algunos estados, desafortunadamente las entidades de mayor sismisidad, como Oaxaca, no nos han respondido”.

Momentos antes de participar en el foro Perspectivas de avance a dos años de los sismos del 2017, que se llevó a cabo en el Paraninfo de la Facultad de Derechos y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), dijo que es necesario que la sociedad oaxaqueña pugne por la actualización del reglamento de construcción del estado y los municipios.

Manifestó que el reglamento de construcción ya tiene muchos años y en los municipios de la entidad casi no existen.

Añadió que los ciudadanos pueden apoyarse en la tecnología, como la Internet, para informarse sobre la construcción de viviendas y sus características técnicas necesarias, para la protección de sus propias familias, “porque sin duda con esto mitigaríamos considerablemente el daño”.

“Aquí debemos ir de la mano autoridades y sociedad civil, porque nos estamos acostumbrando a que los ciudadanos construyan sin pedir permiso a la autoridad y la autoridad que hace como que no ve, por lo tanto de los dos lados hay responsabilidad y posibilidades de aportar soluciones”.

Rechazo al adobe

López Batis sostuvo que, por ejemplo, ellos no promueven el uso del adobe en las construcciones porque puede presentar problemas de resistencia en el caso de sismos y genera enfermedades como el mal de Chagas, pero si los ciudadanos convienen en utilizar este material, lo que se puede hacer es adoptar un reglamento de construcción con adobe, como el peruano,y las autoridades vigilar la construcción.

Comentó que es tal la cantidad de viviendas a reconstruir en la entidad que seguramente las autoridades estatales o municipales no cuentan con el personal suficiente para supervisar las obras, “entonces la sociedad civil debe involucrarse para constituirse en la primera línea de supervisión de las obras, de manera voluntaria”.

Destacó que de otra manera, si se sigue construyendo como se ha hecho, seguramente seguirán los problemas cuando se registren nuevos sismo, como fallas estructurales, personas fallecidas, “entonces debemos mejorar los elementos constructivos”.