Liberan a “El Gil” acusado de ordenar la desaparición de los 43

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Gildardo López Astudillo, El Gil o El Cabo Gil, uno de los presuntos líderes que habría ordenado la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, recuperó su libertad desde el pasado sábado luego de que un juez federal desestimó un tercio que las pruebas presentadas por la entonces Procuraduría General de la República (PGR).

La determinación estuvo a cargo del juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Tamaulipas, según el número de expediente 66/2015, el cual determinó otorgarle la libertad a El Gil junto a tres sujetos más ligados al caso.

“Se absuelve a los a los inculpados de la reparación del daño”, señaló el auto de libertad emitida por dicho juez, el cual, dio como resultado su liberación del penal del Altiplano, en el la localidad de Almoloya de Juárez, en el Estado de México.

A decir de dicho juzgado, quien fuera señalado como el segundo al mando del grupo delictivo Guerreros Unidos, consideró que al menos 81 de poco más de 110 pruebas presentadas en su contra se recaudaron de manera ilegal.

Una fuente consultada señaló que la tortura pesó en los criterios del juez, motivo por el que ya han sido liberados otros 44 implicados en el caso. “No hay lugar de amonestar a los inculpados ni suspender sus derechos políticos y civiles”, se lee en el acta que otorgó el auto de libertad provisional.

El 16 de septiembre del 2015, López Astudillo fue detenido en la ciudad de Taxco, Guerrero, mientras se encontraba en flagrancia delictiva por portación de armas y tener una identificación falsa.

López Astudillo fue ingresado al penal del Altiplano tres días después, desde el cual el Juzgado Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, a cargo de Raúl Valerio Ramírez, en apoyo al Juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en Tamaulipas, abrió la causa penal 66/2015 y dictó formal prisión contra el Gil.

A decir de la PGR, El Gil fue quien informó a Sidronio Casarrubias la noche del 26 de septiembre de 2014, entonces jefe máximo de Guerreros Unidos, sobre la supuesta existencia de un conflicto armado en Iguala de la policía municipal, a cargo de Felipe Flores, con presuntos miembros de la banda delictiva Los Rojos.

En apoyo a las fuerzas municipales, Casarrubias habría ordenado la desaparición de los estudiantes con ayuda de la policía municipal de Iguala. El hecho quedó documentado en la llamada “Verdad histórica” del caso Ayotzinapa, donde las autoridades federales sostienen que, tras ser secuestrados, los estudiantes fueron quemados en el basurero de Cocula.

Con esta liberación se abren las puertas para que el caso construido por la PGR, entonces a cargo del priista Jesús Murillo Karam, así como de Tomás Zerón Lucio, titular de la Agencia de Investigación Criminal en ese tiempo, continúe deteriorándose.

Hace casi cuatro años, el 18 de septiembre de 2015, la PGR anunció en su cuenta de Twitter la aprehensión de El Gil.