A sus 25 años, Educa aún tiene retos por enfrentar

Octavio Vélez AscencioOctavio Vélez Ascencio

Activistas sociales, defensores comunitarios, académicos e investigadores participaron en el coloquio de Educa para celebrar los 25 años de su fundación

Si bien aún persiste la pobreza y todavía existen algunos desafíos por enfrentar, Servicios para una Educación Alternativa (Educa) ha abonado al cambio social en Oaxaca, afirmó el director general de esa organización, Marcos Leyva Madrid, en ocasión del 25 aniversario de su fundación.

El activista sostuvo que Educa surgió en 1994 como una herramiento para apoyar procesos organizativos y comunitarios, así como de defensa de los derechos humanos, durante la efervescencia política de ese año.

“Fue un año difícil, complicado, por la crisis económica, el levantamiento armado del EZLN, el asesinato de políticos y un proceso electoral fraudulento para que el PRI se mantuviera en el poder”, señaló.

Por eso, expuso que Educa centró inicialmente sus esfuerzos en capacitar a autoridades municipalistas, junto con otras organizaciones, para fortalecer las instituciones indígenas y de manera indirecta, combatir los cacicazgos locales.

Además, subrayó que la organización construyó otros espacios de formación junto con defensores y defensoras comunitarios, sobre los derechos de los territorios, megaproyectos, educación popular, la autodeterminación, comunicación popular y alternativas al modelo actual.

Detalló que Educa también ha promovido la economía solidaria y el consumo responsable, así como una red de economías comunitarias, para articular pequeños proyectos económicos y apoyar con créditos y capacitación a sus promoventes.

No obstante, observó que la pobreza y marginación todavía se mantienen en muchas comunidades, porque sigue operando una política caciquil sustentada en el poder económico.

“Ha habido avances, pero en términos estructurales sigue habiendo esta situación”, anotó.

Aparte de esto, destacó que el modelo económico aún sigue sustentado en la explotación de los bienes naturales, con “proyectos de desarrollo”, donde no se contemplan las necesidades, ni el entorno de las comunidades.

“Lo único que se busca es generar ganancias para los inversionistas nacionales o extranjeros”, asentó.

Lucha contra mineras

Destacó que en la actualidad, la asesoría y acompañamiento a movimientos en defensa de los territorios se ha convertido en una prioridad para Educa, ante las amenazas de la minería, las centrales eólicas y las presas hidroeléctricas en diferentes comunidades.

Ante esto, Leyva Madrid dijo que la lucha por la protección de los territorios amenazados por empresas mineras, ha llevado a la organización a articularse con otros movimientos en defensa de la tierra.

“La defensa de la tierra y el territorio es el desafío por enfrentar, porque estos llamados proyectos de desarrollo se están imponiendo sin consultar a los pueblos y comunidades indígenas”, apuntó.