Corrupción, desafío; violencia, el reto: AMLO

La mampara lucía con el Tercer Informe, lo que ocasionó polémica

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de septiembre.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró este domingo su mensaje anticorrupción y de austeridad en su primer informe de gobierno, pero reconoció una ola de violencia rampante en el país y una economía estancada.

"La esencia de nuestra propuesta consiste en convertir la honestidad y la austeridad en forma de vida y de gobierno", dijo el izquierdista en un discurso desde Palacio Nacional en Ciudad de México.

López Obrador aseguró que los conservadores están "moralmente derrotados" en su Gobierno.

Al cerrar su mensaje por su Primer Informe en Palacio Nacional, expresó que los opositores no han podido constituir un grupo o una facción con la fuerza los "reaccionarios" de otros tiempos.

"Lo digo con respeto, no quiero que se entienda como prepotencia o una burla, es lo que estoy percibiendo", dijo. 

En su discurso, presumió que es mucho lo alcanzado en estos nueve meses de su gestión.

"Eso bastaría para demostrar que no estamos viviendo un mero cambio de Gobierno, sino un cambio de régimen y que esto no ha sido ni será más de los mismo", expresó.

López Obrador destacó que ha contado con suerte en estos meses.

"Estamos llevando a la práctica una transformación profunda con poca confrontación y sin violencia política".

El Presidente consideró que si su Gobierno sigue actuando en forma ética, nadie podrá detener el cambio.

“Los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría apoya la trasformación, están contentos: feliz,feliz, feliz", expresó.

Deshonestidad enraizada

"Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes. Esa es la causa principal de la desigualdad económica y social y de la inseguridad y de la violencia que padecemos", agregó.

El mandatario reconoció que el país sigue con altos niveles de inseguridad, a unos días de que unas 29 personas murieran en un ataque a un bar en Coatzacoalcos, en el violento estado de Veracruz (este).

"Todavía padecemos de inseguridad y de violencia, considero que por la mala estrategia que se aplicó desde el principio", dijo al referirse al despliegue militar que hizo el entonces gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) para contener a los violentos cárteles de la droga.

En ese sentido, López Obrador insistió en su compromiso de ponerle fin a la violencia. 

Detalló que su estrategia para acabar con la seguridad consiste en "que haya buenos empleos y salarios" y la creación de la Guardia Nacional, un cuerpo de seguridad conformado principalmente por militares que ha comenzado a ser desplegado en todo el país.

Economía estancada

El mandatario también reconoció que la economía de México, la segunda más grande de América Latina, está "creciendo poco", aunque la actividad económica en realidad se estancó en el segundo trimestre del año, lo que puso en duda el objetivo de crecimiento de 2% para todo el año de su gobierno.

"La economía está creciendo poco, es cierto, pero no hay recesión, además, ahora es menos injusta la distribución del ingreso, es decir, hay más desarrollo y hay más bienestar".

El mandatario agregó que el objetivo de su gobierno es que "en 2024 tengamos una sociedad mejor, que la población esté viviendo en un entorno de bienestar".

López Obrador también enlistó algunos de los hechos más significativos de su gobierno como la lucha contra el robo de combustible de inicio de año y las negociaciones que evitaron que Estados Unidos aplicara aranceles a las exportaciones mexicanas si México no frenaba los flujos migratorios provenientes principalmente de Centroamérica.

"Festival de mitomanía"

Mientras López Obrador ofrecía su informe, unas centenas de personas se manifestaron en la céntrica avenida Reforma convocados por políticos opositores, sociedad civil y académicos que buscan ser un contrapeso al gobierno.

Poco más de 2 mil 500 personas, muchas de ellas vestidas de blanco, se congregaron al grito de "¡fuera López!", mientras portaban pancartas alusivas a la cancelación de un nuevo aeropuerto para la capital, una decisión que fue duramente criticada por la iniciativa privada.

"Hay una descomposición institucional por el regreso de la voluntad suprema, de la voluntad de una sola persona que, además no habla con la verdad. Parece que hay un festival de mitomanía cada mañana", dijo a la AFP el político Fernando Belauzarán, y exdiputado del partido de la Revolución Democrática (PRD).