Hirving debuta anotando con el Nápoli

Turín, Italia .- Hirving Lozano es un jugador que parece estar tocado por una varita mágica. El delantero mexicano se presentó en la Serie A con el Nápoles y lo hizo de gran manera, ante un rival de jerarquía como es la Juventus. El Chucky entró en el inicio del segundo tiempo cuando su equipo perdía 2-0; sustituyó nada menos que a Lorenzo Insigne y fue un revulsivo. Le tomó 23 minutos anotar su primer gol en Italia, pero su estreno acabó con un toque de amargura porque la Juve ganó de último con un autogol de Koulibaly.

Sin embargo, es un buen augurio el estreno de Lozano, un jugador que se ha acostumbrado a marcar en sus primeros partidos en tierras nuevas. Parece que es un don el que le ha acompañado desde su estreno en la Primera División mexicana, cuando se presentó en la cancha del estadio Azteca con Pachuca en 2014; con el PSV Eindhoven en el Philips Stadion en 2017. Cuando jugó su primer Mundial con México en Rusia 2018, en el estadio Luzhnikí, de Moscú.

En México, Holanda, Rusia e Italia
En la Jornada 6 del Clausura 2014, Lozano debutó con Pachuca en el Azteca, Enrique Meza lo mandó de cambio en los últimos siete minutos y el joven no tardó en demostrar sus condiciones, tomó la pelota en campo propio y armó un contragolpe en el que encaró al Maza Rodríguez, superó al defensa y luego tiró en la frontal con la pierna izquierda para dejar parado al arquero Moisés Muñoz.

En 2017, Lozano emigró al futbol de Europa, el PSV Eindhoven fue su destino, el Chucky se presentó en el Philips Stadion contra el AZ Alkmaar en el cuadro titular. Su entonces entrenador, Phillip Cocu, lo situó como extremo izquierdo, Hirving no tardó en mostrar su desequilibrio y a la media hora de partido recibió un pase de Jorrit Hendrix, entró al área, encaró a Ron Vlaar y se deshizo con facilidad de él para sacar un tiro raso con la derecha que venció al portero Marco Bizot.

En el Mundial de Rusia 2018, la selección mexicana logró el que hasta ahora es el mayor triunfo de su historia en una justa mundialista y lo hizo con un gol del Chucky, tras un contragolpe en el que Chicharito lo asistió, Hirving controló con la pierna izquierda y se quitó la marca de Mesut Özil y antes de que Toni Kroos llegara a incomodarle, disparo raso con la derecha para vencer al meta  Manuel Neuer.

Esta semana, Lozano fue presentado con el Nápoles, el mexicano fue una petición expresa de Carlo Ancelotti, quien quedó prendido del atacante nacional cuando lo vio a detalle en el Mundial de Rusia. Hirving apenas tuvo unos días de entrenamiento con sus nuevos compañeros, pero no necesita mucho para mostrar ese desparpajo que lo ha afianzado en el futbol europeo y que lo puso en la órbita de otros clubes de renombre.

El partido no empezó bien para el Nápoles, aunque tuvo la primera oportunidad del partido para adelantarse con un potente disparo desde fuera del área del brasileño Allan que obligó a lucirse al guardameta polaco Wojciech Szczesny.

De lo que pudo ser el 0-1 se pasó, en un visto y no visto, al primer tanto del equipo local, que convirtió el saque de esquina provocado por el remate de Allan en un fulgurante contraataque conducido por el brasileño Douglas Costa y culminado por su compatriota Danilo al 16’.

Ese gol desató a la Juventus, que tres minutos más tarde encarriló definitivamente la contienda con el 2-0 obra de Gonzalo Higuaín, con una precisa maniobra en el interior del área, que culminó con un no menos certero remate al minuto 19.

Tras el descanso, Ancelotti echó mano de Hirving, confiaba en que su ingreso le diera un rostro más desequilibrante al ataque del cuadro napolitano. Chucky relevó a una figura como Lorenzo Insigne, el capitán del equipo.

El defensa Konstantinos Manolas le dio vida al cuadro Gli Azzurri al 66’. Y dos minutos más tarde vino el estreno como goleador de Hirving en Italia. El Nápoles atacaba por la izquierda con Piotr Zielinski, el Chucky le marcó el movimiento y el polaco puso la bola en el área, el mexicano ya le había ganado la espalda a Alex Sandro y empujó el balón con la derecha al 68’.

No fue todo, porque a Hirving le cometieron la falta que derivó en el gol del empate a tres, anotado por Giovanni di Lorenzo y que enmudeció a la afición de la Juventus. Era la noche perfecta para el mexicano y para el Nápoles, pero en el tiempo agregado, Kalidou Koulibaly marcó un autogol que le dio el triunfo a los locales. Como sea, Hirving Lozano ya avisó que en Italia seguirá haciendo diabluras.