Trinidad de las Huertas: donde la delincuencia es "normal"

Ana Lilia Pacheco BautistaAna Lilia Pacheco Bautista

La mayoría de casas instaló alambres de púas para protegerse

Cámaras de vigilancia instaladas arriba de los portones, barrotes, alambres de púas y cercas electrificadas en las bardas, son las medidas de seguridad que han tomado los vecinos del fraccionamiento Trinidad de las Huertas, del municipio de Oaxaca de Juárez, para proteger su patrimonio de la delincuencia.

Doña Ruth Domínguez ha vivido en el fraccionamiento por más de dos décadas sobre la avenida Oaxaca y relata que desde hace cuatro años, la inseguridad ha aumentado al grado que ha llegado a ver asaltos, intentos de secuestro y venta de droga frente a su casa.

Robos, asaltos y secuestros

“Cuando veo algún delito, me comunico al 911; a veces vienen, otras no. Una vez escuché que un joven gritaba ‘¡Me quieren secuestrar!’, vino una camioneta de la Policía, pero no detuvo a nadie”, lamenta. 

Ruth detalla que en toda la zona del canal, los estudiantes de la secundaria han sido asaltados y siempre les quitan sus celulares y a los de la Facultad de Odontología de la Universidad -la cual está ubicada a unas cuadras- les han llegado a quitar sus maletines de herramientas. 

Incluso en su casa le quitaron los focos que tiene para iluminar su fachada, “¿Para qué quieren un foco?, ¿cuánto les puede costar?; la inseguridad está terrible”, alerta.

Adrián Tamayo, vecino de la calle Huertos Los Olmos, relata que en el mes de junio, por un momento dejó estacionada su motocicleta afuera de su casa y al salir, ésta ya no estaba. “Ya había escuchado de otros robos y esta vez me tocó a mí”, lamenta.

Seguridad privada

A través de oficios, los vecinos han solicitado elementos policiacos para el fraccionamiento, sobre todo en el área del canal, donde principalmente transitan los estudiantes.

Debido a que no han tenido respuesta, algunos vecinos están recurriendo a contratar seguridad privada para sus calles. Tal es el caso de los vecinos de la calle Zaachila, quienes cada mes pagan a dos elementos 5 mil pesos.

“Los de la calle Zaachila son varios vecinos, así que la cooperación es mínima, pero en el caso de esta cuadra, sólo soy yo la que cooperaría y yo no puedo costear esa seguridad”, subraya.

La avenida Oaxaca, a pesar de que tiene varias casas, la mayoría son rentadas por estudiantes de la universidad y por dependencias, como el sindicato del Colegio de Bachilleres; por ello, no podrían pagar la seguridad, a menos que lo hagan los dueños.

Ernestina Ríos, vecina de la calle Huertos Los Olmos, solicita a las autoridades más seguridad, ya que durante las noches escucha que los perros ladran y asegura que es porque hay algún desconocido a esa hora.

Hace falta alumbrado en las calles

Los vecinos detallan que el fraccionamiento está oscuro por falta de alumbrado público y que al solicitarlo al municipio, les han ordenado comprar el material y los empleados irán a hacer la instalación.

“Yo me pregunto, entonces ¿para qué pagamos impuestos? si nos van a decir que nosotros compremos los materiales, que por cierto son caros. Si vamos a pagar por las composturas, entonces no hay que dar nada al municipio”, advierte doña Ruth.

El alumbrado lleva más de 6 meses sin funcionar, en calles como avenida Oaxaca y Huertos de Ciruelos y dos meses en Huertos Los Olmos y Trinidad de las Huertas; a pesar de los oficios, no han cambiado los focos.

“Todos los vecinos decidimos mantener prendidas las luces de las entradas de nuestras casas para que aunque sea esté un poco iluminada la calle”, comenta doña Mary, vecina de la calle Huerto Los Laureles.

Al preguntarle a algunos vecinos sobre la inseguridad que hay en su fraccionamiento, coincidían en opinar: “pues la normal, robos de celulares, asaltos. Ya es muy normal escuchar eso”.