Zinacantán cierra definitivamente la Escuela Normal Jacinto Canek

AgenciasAgencias

AUTORIDADES INDÍGENAS, explicaron las razones por las que decidieron cerrar dichas instalaciones y solicitaron al gobierno del estado que los edificios sean ocupados por otras institución educativas.

Alumnos de la Escuela Normal Indígena Jacinto Canek pidieron apoyo a la Secretaría de Gobierno  para poder  retornar a ese centro educativo, luego de que autoridades indígenas del municipio de Zinacantán decidieron cerrarla de manera definitiva.

Los alumnos explicaron que cerrar dicha institución traerá consecuencias negativas para la educación indígena, en una primera instancia se afecta a por lo menos 355 alumnos, pero en el mediano plazo no existirán maestros para atender a  niños  en  su lengua materna.

Pidieron la instalación de una  mesa de diálogo a fin de que puedan reunirse con los representantes de las 60 comunidades de Zinacantán  quienes firmaron el documento anunciando el cierre definitivo de la Normal Jacinto Canek.

En caso de existir una reiterada negativa de los comuneros de ese municipio indígena, los normalistas están en la disposición, dijeron,  de buscar alternativas para poder continuar con sus estudios.

A través de un documento firmado por 60 autoridades indígenas, explicaron las razones por las que decidieron cerrar dichas instalaciones y solicitaron  al gobierno del estado que los edificios sean ocupados por otras institución educativa cuyos alumnos se apeguen a los reglamentos internos.

Los normalistas se acercaron al Palacio de Gobierno para intentar establecer contacto con autoridades de la Secretaría de Gobierno y poder instalar  una mesa de atención que les permita acercarse a las autoridades de Zinacantán.

“Todos los que ahí estudiamos somos indígenas que hablamos diferentes dialectos; tenemos un sueño de concluir una licenciatura, pero así como estás las cosas vemos que está difícil” mencionó uno de los alumnos.

Los normalistas aseguraron que existe un acuerdo entre los alumnos de no participar más  en manifestaciones que conlleven a expresiones de vandalismo, las últimas manifestaciones en las que se registró secuestro de carro y saqueo de tiendas fueron orquestados por quienes egresaron el ciclo escolar pasado.

Junto a la solicitud de reabrir las instalaciones de esa normal indígena los alumnos solicitaron frenar la reducción de matrículas, la cual en el presente ciclo escolar fue muy evidente.

Piden además la designación de más docentes, puesto que previo al inicio del ciclo escolar no tenían asignados maestros.

POR VANDALISMO

Las comunidades de Zinacantán decidieron el pasado lunes el cierre de la institución al acusar que los estudiantes rompieron acuerdos de comportamiento al realizar actos vandálicos durante diversas protestas, lo que también afectaba la imagen del municipio.

En conferencia de prensa, los normalistas rechazaron los señalamientos, y dijeron que el cierre afecta a 355 estudiantes.

El Gobierno del Estado, agregaron, no ha cumplido en mejorar la plantilla docente y realizar una auditoría del manejo de los recursos de la institución.

Además, explicaron que para este ciclo escolar solo se abrió espacio para 80 estudiantes de nuevo ingreso, 10 lugares menos de lo acostumbrado.

Los inconformes demandaron la recuperación de esos lugares, pues los aspirantes ya aprobaron el examen de admisión y pagaron la inscripción correspondiente.

Por ello, llamaron nuevamente al diálogo para atender sus demandas, o de lo contrario realizarán actos de protesta.

"Si no hay diálogo haremos uso de nuestro derechos a la libertad de expresión", dijo uno de los estudiantes.

La Normal Rural Jacinto Canek ya había sido cerrada temporalmente por los pobladores debido a las mismas causas.

El plantel fue reabierto en abril pasado, luego permanecer cerrado desde septiembre de 2018.

Los pobladores aseguraron que la clausura es definitiva y demandaron la creación de una nueva universidad para jóvenes que guarden un buen comportamiento y respeten los usos y costumbres.

CNTE PREPARA AMPAROS CONTRA LA CADENA DE CAMBIOS Y ASCENSOS

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)  prepara una serie de amparos en Chiapas  a fin de anular la cadena de cambios y ascensos realizados por  la Secretaría de Educación.

A través de su Asamblea Estatal Permanente, la dirigencia de la Sección Siete del SNTE  que encabeza Pedro Gómez Bamaca, explicó que serán amparos individuales y en ella los maestros solicitarán además  que se repongan todos los procesos de cadenas de cambio y ascenso que reconozca la bilateralidad.

Se prevé que la entrega de dichos amparos se realice el próximo  seis de septiembre a las autoridades de la Judicatura Federal, posteriormente realizarán una megamarcha.

Ante las declaraciones de la titular de la Secretaría de Educación, Rosa Aidé Domínguez Ocha,  en el sentido de que los maestros que realizaron el proceso de cadena de cambio a través de la CNTE están fuera de la Ley,  esa asamblea dejó  claro que tampoco dejarán pasar a  las escuelas  a quienes hayan realizado dicho proceso a través de esa dependencia e hizo un llamado  sus secretarios generales.

“Se hace un llamado enérgico y fraterno a todos aquellos secretarios generales  del Movimiento Magisterial que están siendo complacientes con la autoridad permitiendo la entrada de maestros con orden de Comisión Oficial,  no omitiendo manifestar que  el incumplimiento a este llamado dará lugar a la aplicación de las medidas correspondientes” precisó la asamblea estatal.

En el resolutivo de dicha asamblea, desconocieron  a las autoridades educativas locales, dejando en claro que se declaran en "rebeldía" y respaldan a los maestros que están siendo investigados por autoridades judiciales.

La dirigencia seccional acusó a las autoridades educativas de lanzar una campaña política, mediática, laboral y administrativa en contra del movimiento magisterial a fin de  inhibir su exigencia de sus derechos laborales y sindicales.

Anunciaron que seguirán firmes en su solicitud de abrogación total de la Reforma Educativa propuesta por el Gobierno Federal de Andrés Manuel López Obrador, ya que a decir de ellos, es la misma que dejó Peña Nieto, pero "maquillada".

Respecto al paro indefinido de labores, esa dirigencia seccional anunció previamente que ya está acordado entre sus agremiados, que será después del 10 de septiembre, fecha en la que esperan la última respuesta del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respecto a sus exigencias.

RUMBO AL PARO INDEFINIDO

El Primer encuentro de estudiantes normalistas y de UPN, donde se hizo presente la sección 7, como uno de los principales referentes gremiales y sociales que ha dada una batalla contra la reforma educativa y las reformas estructurales en su conjunto y que a pesar de los saldos negativos; caídos, cesados, procesados judicialmente, la represión sistemática y la permanente campaña mediática, sigue en pie de lucha.

En un contexto social actual con un nuevo gobierno que promete cambios y respuestas cosméticas a los grandes problemas nacionales, la CNTE asume el reto de seguir construyendo propuesta y acción social de verdadera transformación; este primer encuentro de estudiantes convocó a conjuntar de manera completa todos los programas educativos alternativos que se desarrollan desde décadas pasadas en las escuelas de la CNTE, en varios estados de la republica.

Durante el discurso Pedro Gómez Bamaca, mencionó que la política que hoy se aplica en el país, es una política de doble discurso. Que por un lado dan a entender al pueblo mexicano que la justicia camina, el combate a la corrupción es un hecho indiscutible y que para el caso de aquellos que se formaron como docentes hay garantías al 100 por ciento de plazas automáticas.

“El día de hoy estamos convencidos que ni uno recién egresados de las escuelas de donde ustedes provienen ya tienen garantizado que va a ejercer la docencia sin ningún problema, nadie tiene garantizada, en otros años ya habían contratado cientos de compañeros los cuales ya se habían trasladado a sus comunidades para estar al frente del servicio educativo, ya sea en el sistema Estatal o Federal”, dijo el dirigente de la sección 7.

Agregó que los retos son mayores pero no imposibles, la democratización del país, con un proceso de construcción social y de organización de la población para la exigencia de los derechos sociales universales, incluido el de autogobierno. En el marco de la lucha de clases seguir organizándose y construyendo poder popular con el referente mayor.

En otro contexto se hizo incapie en la democratización del Sindicato, donde la autonomía de los trabajadores se debe conjugar con un verdadero proyecto sindical que se desprende desde el poder de base; el elemento asambleario como eje fundamental de la toma de decisiones.

La organización puntualizó que esta política que se está aplicando es muy parecida a las políticas que han aplicado a los gobiernos anteriores, en donde es una constante el acosamiento a aquel que se atreva a oponerse a su política.

“No vamos a poder tirar la política de este régimen y mucho menos dar marcha atrás al gobernador en tanto no seamos capaces de entender que esas inconformidades las tenemos que ir nucleando, provocando que otros sectores no sólo el estudiantil, no sólo la sección 7, de trabajadores del campo, de la ciudad, los de salud y otros que están desorganizados entiendan, nos comprendan y fijemos una sola ruta de un encuentro de masas que nos permita decir, ¡ya basta!”.

Invitaron a los diferentes sectores a unirse a una marcha que se llevará a cabo el día 6 de septiembre a las 9 de la mañana para construir juntos un mensaje de unidad y defensa.

ALUMNA ABANDONA ESTUDIOS POR NOVATADA

Recientemente, una joven estudiante de la Escuela Normal Rural Mactumatzá, procedente de uno de los municipios del estado de Chiapas, tuvo que interrumpir sus sueños de estudiar la carrera para ser maestra, luego de vivir un episodio traumatizante al ingresar a este plantel educativo.

De acuerdo con Sofía, como será nombrada para cuidar su integridad, desde el primer día, un lunes al medio día, aproximadamente 100 jóvenes de nuevo ingreso fueron agrupados en un salón por estudiantes de grados más avanzados, quienes, sin la supervisión de ningún maestro o del director, los pusieron a realizar actividades físicas, como danza, para después llevarlos a ver los cultivos, y más tarde, darles de cenar sólo arroz.

Al siguiente día y como parte de una especie de pre novatada, cuenta Sofía, los despertaron a las cinco de la mañana para llevarlos nuevamente a los cultivos a fin de que limpiaran las milpas y quitaran el monte con las manos; al finalizar, aproximadamente a las ocho de la mañana, les dieron de desayunar solo galletas con horchata para después ponerles películas en contra del gobierno y sobre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

Acto seguido, señala, los llevaron nuevamente al comedor en donde les dieron solamente una reducida porción de arroz, agua y tortillas; posteriormente fueron a la cancha deportiva donde les ordenaron a gritar consignas en contra del gobierno, una y otra vez, hasta que salieran como ellos querían; todo ello bajo la amenaza de tenerlos ahí gritando el tiempo que fuera necesario. Esto produjo que tanto a Sofía como a otros de sus compañeros les sangrara la garganta, sin que en algún momento fueran revisados por un médico; los estudiantes les dijeron que era algo normal por no gritar bien.

Tras este desgaste físico, los volvieron a llevar al comedor para darles galletas con agua como cena y despertarlos nuevamente a las cinco de la mañana del siguiente día. El tormento para Sofía duró desde el día martes hasta jueves, cuando el desgaste emocional y físico fue tal que la llevó a tomar la decisión de abandonar el plantel.

Recuerda Sofía que cuando los llevaban a ver las proyecciones, algunos compañeros se quedaban dormidos debido al cansancio, por lo cual, les regresaban la película una y otra vez. “La presión y las sanciones fueron aumentando conforme pasaban los días, hubo un día en que nos dormimos a las dos de la mañana y a la cinco nos despertaron para iniciar de nueva cuenta”.

También sufrieron intimidación, pues les llegaron a restringir la comunicación con sus amigos y familiares, ya que les quitaban los teléfonos y les eran entregados al finalizar sus labores; las pláticas o mensajes eran vigilados en todo momento, por lo que Sofía tuvo que pedir permiso de ir al baño para poder, a escondidas, contarles a sus padres lo que estaba ocurriendo en ese lugar. Preocupados, pidieron a unos tíos que viven en la ciudad capital que fueran a sacarla de ahí.

Cuando los familiares de Sofía llegaron por ella, se acercó uno de los estudiantes a decirle que todo había sido un malentendido y que las cosas iban a cambiar, pero ella sabía que todo se pondría cada vez peor, mientras que otro de los jóvenes le decía que no estaba enterado de lo ocurrido, y que no se saliera, que todo mejoraría.

“Es un desgaste físico y emocional el que te hacen vivir ahí, nos traumamos con los gritos, los trabajos forzados, la mala alimentación y de tanto ver escenas violentas en los videos que nos proyectaban, en algunos de esos videos para ponernos incluso en contra del gobierno. De hecho nos dijeron que el día lunes habría un enfrentamiento y como primera academia, teníamos que ir enfrente y encabezar nosotros la marcha y que si no se les hacía caso, ellos estaban dispuestos a todo con tal de que les hicieramos caso. Muchas compañeras solo lloraban, pero el miedo hacía que no dijeran nada.”

Tras este episodio, Sofía hoy se encuentra fuera de esta escuela a la que ingresó con muchas ilusiones y expectativas pero en la que sólo encontró violencia y maltrato, y aunque hoy ya se está fuera de ello, se encuentra muy preocupada por sus compañeras y compañeros que siguen ahí, quienes por miedo y necesidad de estudiar su carrera, se verán forzados a soportar todo eso y quién sabe que cosas más, pues próximamente será la famosa novatada oficial.

“Creo que no es necesario que nosotros suframos tanto, quizás sí por estar lejos de nuestros amigos y familiares, pero no por comida, ni por el maltrato físico y emocional, eso no está bien. A veces se me vienen a la cabeza las imágenes, como una especie de trauma, hay muchos que tienen miedo por eso siguen ahí y sin decir nada”.

Sofía espera lograr un cambio de escuela para seguir con lo que tanto ha soñado, que es trabajar por la educación de las niñas, niños y jóvenes, sin embargo lo que vivió ahí adentro con sus compañeros fue algo totalmente distinto, ya que, más que prepararlos para ser una nueva generación de maestras y maestros, le dio la impresión de que la intención es formar delincuentes que, sin justificación alguna, realicen acciones violentas para exigir al gobierno cosas que pueden conseguir mediante el diálogo y el respeto.

#chiapas#Educación#normal