Buscan revivir el Acueducto de San Felipe

LA CULTURA SALVA VIDAS, DICEN
Ana Lilia PachecoAna Lilia Pacheco

Las porterías son las más utilizadas por los vecinos para darle vida al parque

“Cuando era chamaco, bajábamos a jugar al acueducto; le confieso que ahí aprendí a nadar”, narra con una sonrisa don Francisco Pérez, vecino de la colonia La Cascada, ubicada en el municipio de Oaxaca de Juárez, cuya casa se ubica a unos metros del abandonado Acueducto de San Felipe del Agua.

Este acueducto, construido con muros y arquerías de cantera y ladrillo a mediados del siglo 18 y que alguna vez abasteció a la ciudad con sus aguas, ahora está descuidado; las canteras están manchadas con graffitis, la gente deja su basura en la entrada del lugar, no tiene puerta y ni placas de bronce porque fueron robadas. 

Esto ha entristecido a los vecinos de las colonias aledañas: La Cascada y Barrio de Xochimilco, pues es un espacio en el que los habitantes han convivido desde su infancia y han realizado actividades recreativas y sanas en el llamado “Parque de la Hermandad”.

Dan vida al parque

Es por ello que los Comités de Vida Vecinal (Comvive), vecinos y negocios de ambas colonias, se han organizado para crear actividades culturales para darle vida y color a este lugar de encuentro y del que sienten mucho cariño.

La puerta principal del acueducto fue robada hace unos meses.  FOTO: Ana Lilia Pacheco

Acueducto cultural es un festival que ya lleva dos presentaciones. La primera, fue en el mes de julio con un concierto de trova; y la segunda, una función de teatro donde participaron Totopo y Galvarina. Marcelino Ruiz, vecino del Barrio de Xochimilco, detalla que estas actividades las han realizado negocios cercanos al parque y que mucha gente ha asistido a los eventos.

“Hubo un tiempo que el tranvía se paraba en el acueducto y los vecinos artesanos aprovechaban para vender sus productos, pero no prosperó, creo que el carrito ya ni pasa por aquí“, explica don Francisco.

Don Francisco reitera que la cultura salva vidas, pues a través de ella, los jóvenes ya no tienen tiempo de tomar malos pasos; por eso aplaude este tipo de actividades que realizan ambas colonias.

Hasta el momento, los que más ocupan el Parque de la Hermandad son los jóvenes que bajan a jugar futbol y dan un poco de vida al lugar; esto los motivó a colocar un par de porterías, las cuales ya están un poco descuidadas, pero no impide a los jóvenes pasar un rato de entretenimiento.

Hace dos años, las aguas del río se desbordaron causando daños en las casas aledañas.  FOTO: Ana Lilia Pacheco

“Son jóvenes de la colonia La Cascada, incluso de la colonia Sabino Crespo. A mí me recuerda mucho mis tiempos cuando yo fui joven y me alegra que vengan, a estar metidos en el celular; por eso, ojalá se pueda poner alumbrado público, darle más luz a ese espacio, porque sí es necesario”, subraya don Francisco.

Falta interés de las autoridades

Ambas colonias coinciden en que este espacio ha sido abandonado por las autoridades, pues carecen de alumbrado público y vigilancia, por lo que la inseguridad es la principal causa por la que los vecinos no se acercan a este lugar. 

El jefe de la calle José López Alavez, Marcelino Ruiz, explica que en 2014 colocaron lámparas solares; no obstante, ninguna está en funcionamiento, pues se robaron las baterías, lo que provoca que la calle y el parque se vean oscuros, haciendo un lugar de escondite para delinquir.

La gente iba a nadar en el acueducto.  FOTO: relatosehistoria

De acuerdo con los vecinos de ambas colonias, las autoridades municipales ya fueron a canalizar el problema del alumbrado y llegaron a la conclusión de que es mejor colocar alumbrado tradicional por dos razones: para no romper con lo colonial del lugar y porque no cuentan con el presupuesto para hacer las composturas de las lámparas. 

Mientras esperan que las autoridades resuelvan el problema del alumbrado público, fortalecimiento de la seguridad y restauración del parque, los vecinos se han organizado con silbatos para la seguridad, cooperaron para colocar un reflector para que la calle principal no esté oscura y hacen tequio para darle vida al parque.