Con obra pública contienen protesta social

Obra pública es moneda de cambio para apaciguar a organizaciones acusa la CMIC; constructores atraviesan severa crisis

La industria de la construcción en Oaxaca vive una de sus más severas crisis, porque el 90 por ciento de la obra pública se entrega a organizaciones sociales para evitar marchas o protestas, empresa creadas por funcionarios públicos o compañías fantasmas, aseveró el presidente de la delegación Oaxaca de la Cámara Nacional de Industria de la Construcción (CMIC), Felipe Palacios Sibaja. 

Después de presentar en el Congreso estatal una iniciativa de ley para que las empresas estatales tengan obra pública, expresó que en el mes de junio hubo despido de más de 5 mil trabajadores de la construcción.

Dijo que de las 1 mil 200 empresas constructoras de la entidad, 400 de las cuales se agrupan en la cámara, alrededor de 60 o 70 empresas han quebrado y otro número igual están en riesgo de quebrar.

“Las organizaciones sociales no están integradas por personas que deberían dedicarse al tema de la obra pública, para eso estamos los especialistas, los que tenemos la experiencia y los estudios necesarios para hacer este tipo de obras; no debeN utilizarse para calmar problemas sociales o evitar marchas”.

-¿Cómo qué organizaciones sociales?

-La verdad no me gustaría dar nombres, todos las conocemos y sabemos que son bastantes las organizaciones que se dedican a esto.

-¿Tienen obra del gobierno del estado?

-No, no tenemos obra. Hemos solicitado una reunión con el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, estamos esperando que nos atienda para conocer la inversión en el presente ejercicio y que las empresas formales seamos considerados en el tema de la obra pública.

Opacidad

-¿Solicitarán una auditoría a Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable (Sinfra)?

-Sí, porque hay mucha opacidad; nosotros exigimos que haya transparencia y vamos a seguirlo exigiendo; vamos a ir a Sinfra para que nos expliquen cómo se está aplicando el recurso porque lo que no queremos es que vuelva a suceder los mismo que en el tema de la reconstrucción, que toda la obra quede en una cuantas empresas y exista favoritismo.

Agregó que todos quieren saber cómo se aplicó el recurso, ya que el dinero público que se destina para la obra pública deben traer beneficios a la sociedad. 

Manifestó que la preocupación de la CIMC es vigilar la aplicación de los recursos porque ya son dos o tres administraciones anteriores donde la obra pública se utiliza como la caja chica de los gobiernos y la creación de empresas que las hacen para la gestión de un gobierno de tres o seis años o empresas de portafolios, que no existen; o empresas creadas por funcionarios públicos, “esto a pesar de que uno de los mensajes que se da a nivel nacional es que si no se le da recursos a Oaxaca es porque no se han comprobado los recursos asignados para la reconstrucción tras los sismos del 2017, porque las obras no se hicieron o están a medias”.