Se estanca la situación de los migrantes en el sur

René AraujoRené Araujo

AUTORIDADES Y ORGANIZACIONES CIVILES coinciden en que existen distintas maneras de cruzar de forma irregular las fronteras sur y norte de México.

Óscar Martínez y su hija Valeria viajaron desde El Salvador para cruzar la frontera, pero la corriente del río arrastró a la niña. Al tratar de rescatarla, su papá murió también. La madre de la menor logró cruzar el río.

El caso es una evidencia de la crisis que se vive en las fronteras norte y sur de México, donde en los últimos meses se han concentrado miles de migrantes.

Según el gobierno estadounidense, solo en mayo más de 144,000 personas fueron detenidas por entrar irregularmente a su país por la frontera sur.

¿Cómo pudieron cruzar por todo México esa cantidad de personas en apenas 30 días?

Una respuesta es el inusual incremento de migrantes provenientes de Centroamérica que formaron parte de varias caravanas que ingresaron al país con miles de personas cada una.

Pero también se debe a las bandas de delincuencia organizada. "Son responsables de que tanta gente esté allá" en Estados Unidos, le dice a BBC Mundo Rubén Figueroa, del Movimiento Migrante Centroamericano.

"Han traficado miles de personas en tráileres, autobuses y en avión a Tamaulipas, Coahuila y Sonora, sobre todo guatemaltecos y hondureños", precisa.

De hecho, parte de la estrategia del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para contener el inédito flujo migratorio es combatir a las bandas que trafican con seres humanos.

"Es uno de los objetivos principales de todo lo que estamos haciendo, impedir que ese tráfico siga ocurriendo", advierte el canciller de México, Marcelo Ebrard. "Ese tráfico no se puede negar, es un hecho".

LAS CARAVANAS

Autoridades y organizaciones civiles coinciden en que existen distintas maneras de cruzar de forma irregular las fronteras sur y norte de México.

En el caso del sur, desde hace unos años un método muy utilizado por los migrantes de Centroamérica es cruzar el río Suchiate, en la frontera con Guatemala, y después moverse hacia el norte en ferrocarriles de carga.

Otros caminan por zonas de selva, en la región de Petén y al entrar a territorio mexicano abordan los trenes.

Es una travesía complicada y en algunos tramos peligrosa. Los migrantes suelen enfrentar el riesgo de secuestros, asaltos y abusos sexuales, según ha documentado la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Los que logran llegar a la frontera norte enfrentan otros riesgos. Uno es morir ahogados en el río Bravo, como Óscar Martínez y su hija.

Pero quienes cruzan por el desierto también pueden morir por las altas temperaturas en el verano.

Un ejemplo ocurrió el 23 de junio, cuando una familia de cuatro personas de Guatemala murió en el Parque Anzaldúas de Texas.

El peligro aumenta con los migrantes que viajan solos o en grupos reducidos, dicen activistas. Es una de las razones por las que desde el pasado octubre muchos decidieron emprender el viaje en grandes caravanas.

Sin embargo, las autoridades mexicanas creen que la formación de algunos de estos grupos no es espontánea. "Hay que ver quiénes están promoviendo las caravanas", dijo en febrero la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

"Hay que ver quiénes son los líderes, cómo reclutan gente desde Honduras".

Según activistas como Rubén Figueroa, las bandas de tráfico de personas tienen un papel importante en la inusual cantidad de migrantes que cruzaron a Estados Unidos en las últimas semanas.

FRONTERA SUR: LAS REDES DE TRÁFICO

En 2014, el gobierno del entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto aplicó el Plan Frontera Sur para controlar el flujo migratorio.

Uno de sus componentes fue restringir el abordaje de ferrocarriles de carga. La estrategia alteró la forma como se mueven los migrantes irregulares.

"Detuvieron a muchos", explica Rubén Figueroa. "Desde entonces empieza a aumentar el número de migrantes traficados. Sube tanto que en 2015 y 2016 logran generar enormes ganancias".

Esto se traduce en una red para mover a las personas desde Centroamérica hacia la frontera norte de México. Y según el activista, existen varias modalidades dependiendo del país de origen de los migrantes.

RUTAS DENTRO DE MÉXICO

A quienes provienen de Honduras, por ejemplo, las bandas los mueven en grupos de entre 25 y 30 personas guiadas por un traficante o "coyote".

En la frontera con México son recibidos por grupos locales que se encargan de moverlos hacia el norte, en camiones de carga o autobuses rentados.

Se trata de bandas que usualmente pagan protección a carteles de narcotráfico o que forman parte de su estructura.

En la frontera sur, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública, la organización con más presencia es el cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Pero a lo largo de la ruta a EU. encuentran otras organizaciones, como el cartel de Los Zetas.

En la región fronteriza los "coyotes" también utilizan taxis o el servicio de transporte público local.

En esta modalidad la ruta más utilizada es la que recorre los estados costeros del golfo de México; es decir, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas hasta la frontera con Texas.

Pero hay otros caminos.

Los migrantes de Guatemala suelen entrar a México por la frontera con Chiapas, y de ahí emprenden el viaje hacia el norte.

Generalmente viajan con organizaciones en las que, a diferencia de las que guían a hondureños, los "coyotes" suelen ser también guatemaltecos.

La razón: muchos de los migrantes son indígenas que no comprenden bien el español, expone el activista. Los migrantes guatemaltecos se decantan por la ruta que los lleva hacia Coahuila o Chihuahua y no a Tamaulipas.

Uno de los caminos que se empezó a utilizar desde 2015 es la llamada "ruta del Pacífico"; es decir, moverse por los estados del occidente de México para llegar a Tijuana, Baja California.

Fue uno de los caminos que utilizaban los migrantes mexicanos en los años 80.

Las personas de El Salvador suelen combinar las rutas, apunta Figueroa. Esta migración creó una red de apoyo desde los años 70 y 80, cuando miles abandonaron su país para huir de la guerra civil.

El costo promedio para cruzar la frontera mexicana de esta forma es variable. El canciller Ebrard dice que son entre US$3,500 y US$5,000. El activista del Movimiento Migrante afirma que la tarifa es de unos US$7,000.

Pero hay quienes pagan mucho más, le dice a BBC Mundo Cy Winter, experto en manejo de fronteras de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

El organismo ha detectado a personas que suelen pagar hasta US$40,000 para conseguir visas y documentos de identidad que les permiten moverse por varios países.

SE RETIRÓ A MIGRANTES POR SEGURIDAD.-INM

El Instituto Nacional de Migración (INM) rechazó haber violado los derechos humanos de los migrantes que fueron desalojados de una vialidad afuera de la estación migratoria Siglo 21 de Chiapas.

Afirmó que los extranjeros fueron "retirados" por personal de la Guardia Nacional y de la Policía Federal para que no fueran atropellados.

"Hubo algunos empujones y jaloneos con las autoridades para salvaguardar la integridad física de los extranjeros que se tendían en la vialidad", indicó.

"Por lo que se les retiró para que no fueran atropellados. En todo momento se garantizó su seguridad y respeto a sus derechos humanos".

Este miércoles, militares con gafete de la Guardia Nacional y policías federales desalojaron a manifestantes que bloqueaban la autopista que pasa frente a la estación ubicada en Tapachula.

En videos difundidos en redes sociales se observa que durante el operativo efectivos jalonearon a migrantes para levantarlos del piso, a otros los empujaron o intentaron arrastrar.

Incluso, dos guardias con uniforme militar se encararon con un migrante.

"Respétame, respétame", les gritó una mujer, "dont´t touch me", le dijo otra.

"No pueden estar aquí, le respondió un agente.

"Violencia, violencia", exclamó otro migrante.

A través de Twitter, el INM aseveró que tanto la Guardia como la PF siguieron protocolos de derechos humanos en apoyo a la institución.

"Se brindó atención a los extranjeros e intentó apoyarlos, pero rechazaron el auxilio", agregó el órgano de Gobernación.

PROTESTAN MIGRANTES EN CHIAPAS

Migrantes africanos y haitianos protestaron por segundo día consecutivo afuera de la Estación Migratoria Siglo 21, en Tapachula, para exigir libre tránsito por el País.

Los indocumentados reiteraron su demanda al Gobierno mexicano para que se les permita continuar su camino hacia Estados Unidos.

En su segundo día de manifestación, los extranjeros instalaron un campamento en la explanada exterior del inmueble del INM.

Durante varias horas también bloquearon el acceso principal para impedir la salida y entrada de vehículos con migrantes asegurados o que serían deportados.

"Abajo el racismo, no somos apátridas, tenemos nacionalidad", "libertad inmigrantes África", "libera los emigrantes", se leía en varias pancartas.

Los inconformes insistieron en que su objetivo no es quedarse en México, sin embargo, las medidas de contención del Gobierno federal los mantiene varados en la frontera sur.

Algunos incluso llevan seis meses solicitando una estancia legal ante el INM y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, pero sin resolución de sus trámites.

Los migrantes señalaron que continuarán su protesta hasta que las autoridades atiendan su petición.

BLOQUEAN MIGRANTES ACCESO A ESTACIÓN

Por tercer día consecutivo migrantes africanos y haitianos protestan afuera de la Estación Migratoria Siglo 21, en demanda de libre tránsito por el País.

Los extranjeros bloquean los accesos del inmueble federal con lo que impiden la salida e ingreso de personal, así como de proveedores y representaciones consulares que acuden a brindar asistencia a migrantes que están en el interior.

Durante las actividades de protesta de este miércoles, los indocumentados danzaron y lanzaron consignas.

Una mujer que participaba en la manifestación sufrió una convulsión y fue auxiliada por personal de Grupo Beta, que posteriormente la trasladó a un hospital.

La Guardia Nacional mantiene presencia en el lugar como medida disuasiva.

Agentes de la Policía Federal intentan dialogar con los inconformes, pero debido a que los extranjeros hablan poco español se dificulta la comunicación.

"Ya estamos cansados de las mentiras, ayer nos dijeron que hoy a las 10 nos atenderían y no han hecho nada", dijo uno de los migrantes.

Los extracontinentales piden al Gobierno de México que les permita seguir su camino hacia los Estados Unidos ya que algunos llevan hasta seis meses varados en la frontera sur sin que les resuelvan sus trámites de regularización.

Ayer los manifestantes también bloquearon los accesos para impedir el ingreso de camiones con migrantes asegurados, por lo que fueron despojados por la Guardia Nacional.

DESALOJA GN A MIGRANTES

La Guardia Nacional desalojó a migrantes que protestaban en el exterior de la Estación Migratoria Siglo 21 en Tapachula, Chiapas, y detuvo a cinco de ellos.

Agentes militares y de la Policía Federal retiraron a los extranjeros del acceso principal el cual bloquearon durante varias horas para impedir el ingreso de autobuses con migrantes asegurados.

Durante el operativo hubo gritos y jaloneos.

Después de liberar la entrada principal, pudieron ingresar al inmueble federal seis camiones con decenas de migrantes a bordo.

Los migrantes de África y Haití cumplieron este martes dos días de protesta para exigir libre tránsito por México para llegar a los Estados Unidos.

Los extranjeros acusaron dilación en los trámites de regularización por parte de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados y del Instituto Nacional de Migración, ya que algunos llevan hasta seis meses en trámites.

Según los propios migrantes, el plan de contención del Gobierno Federal los mantiene varados en la frontera sur, donde viven en condiciones de precariedad y sin empleo.

Por ello, insisten en que les otorguen oficios de salida para llegar a la frontera norte y pedir asilo a los Estados Unidos.

ADVIERTEN 'GUERRA' CONTRA MIGRANTES

Desde el acuerdo migratorio con Estados Unidos, en junio pasado, en la frontera sur de México se vive como si se estuviera en una guerra, lo que ha orillado a los centroamericanos a usar rutas más peligrosas, advirtió René Sop Xivir, del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).

El coordinador de la oficina del SJM en Frontera Comalapa, Chiapas, explicó que en esa región los migrantes se mueven principalmente por el sistema de "coyotaje", por lo que el flujo de extranjeros es menos visible que en otras ciudades, como Tapachula.

"Desde junio, las dinámicas han cambiado, lo que nosotros vemos es que se incrementa una crisis en el fenómeno migratorio, varias organizaciones que estamos en el sur decimos que es una guerra contra los migrantes", expresó durante un encuentro del proyecto Región Transfronteriza México-Guatemala.

"En el territorio es lo que se ve, cuando se empezó a incrementar la militarización de la frontera, los elementos de la Guardia Nacional entraron con todo, tanquetas, camiones llenos de militares, pues se percibe como si uno estuviese en un territorio de guerra".

Ante esta situación, dijo, las personas provenientes de El Salvador, Honduras y Guatemala que buscan cruzar por México recurren a rutas que los dejan mucho más vulnerables.

"Lo que provoca es que la población migrante utilice rutas usadas por el crimen organizado y el narcotráfico", aseguró.

"Hace tres semanas asesinaron a dos personas cerca de Comitán porque entraron a una ruta controlada por el narcotráfico y no pudieron pagar la cuota y los asesinaron, eran dos personas guatemaltecas".

Por ello, planteó que los flujos migratorios no han disminuido, como presume el Gobierno federal, sino que solo se ha recurrido a rutas más invisibles.

En el mismo sentido, Carlos Heredia, investigador del CIDE, criticó que los elementos de la Guardia Nacional dejaran de combatir, por ejemplo, al Cártel Jalisco Nueva Generación para ir a contener la migración.

"Un centroamericano de escasos recursos que diga 'yo quiero cruzar México de manera legal, ordenada y segura', esa persona no puede cruzar México de manera legal, ordenada y segura", lamentó.

El quinto visitador de la CNDH, Edgar Corzo, refirió que desde Chiapas hasta Ciudad Juárez los albergues sí han sido hostigados en los últimos dos meses y medio.

Y se pronunció por ofrecer oportunidades laborales a los migrantes, pero no en la frontera sur, cuando inician el recorrido por México, sino en el norte, cuando ya ven que cruzar a Estados Unidos es complicado.

#migración#caravanas#redesdetrafico