Productores buscan alternativas ante la reducción de presupuesto oficial

AgenciasAgencias

EL PRESUPUESTO QUE EL GOBIERNO FEDERAL dispuso este año para la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) ha sido el más bajo de los últimos 13 años.

El presupuesto que  el gobierno federal dispuso este año para la Secretaría de Agricultura  y Desarrollo Rural (Sader) ha sido el más bajo de los últimos 13 años y eso ha generado que los apoyos para pequeños productores del campo chiapaneco sea menos.

La opción para los grandes productores del campo sigue siendo el financiamiento a través instituciones, ya sean públicas o privadas, con esa vía tienen la oportunidad de continuar con su  producción agrícola.

Lilian Ibarra, directora del Patronato para el Desarrollo Agroalimentario (PDA),  explicó que el recortes presupuestal para el sector del campo sí le ha pegado a los pequeños productores que no pueden alcanzar financiamientos.

Históricamente, dijo, ha existido una dependencia de miles de pequeños productores  hacia los programas de apoyo, por lo que el recorte presupuestal  les ha pegado y les impide incrementar su producción agrícola.

A nivel federal, dijo,  se destinaron 56 mil 586 millones de pesos, cifras que  representa un desplome de 26 por ciento respecto del presupuesto de 2018.  Ello indica que por lo menos 19 mil 889 millones de pesos  se dejó de destinar al presupuesto del campo.

Los efectos no sólo han sido privativo de Chiapas, sino lo han padecido productores de gran parte del país y ante ese panorama algunos se ven obligados a buscar el crecimiento de su producción de manera particular para diversificar sus mercados.

No tienen  que estar solamente a la espera del apoyo del gobierno, sino que deben implementar estrategias que les permita salir de este impase que han padecido con el recorte presupuestal.

“Afortunadamente hoy día muchos algunos productores están optando por otras opciones, como la creación de plataformas para la transferencia de tecnologías, para poder  lograr autonomía y hacer que incluso otros países volteen a verlos” indicó.

Existe potencial, dijo, para que los productos chiapanecos puedan diversificarse, por ello se tiene que buscar la manera para invertir, pero que esa inversión no debe ser únicamente cantidades econoḿicas, sino también se tiene que invertir a tiempo, añadió.

ESPERA FIRA UN INVERSIÓN DE MÁS 5 MIL MILLONES DE PESOS

Antes que concluya el año  se espera que en Chiapas se invierta  por lo menos cinco mil 100 millones de pesos a través de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) destacó el director regional de este organismo, Samuel Barrientos Alatorre.

Con esa inversión se espera, dijo en entrevista, que aumente la producción en general del campo chiapaneco, considerando la riqueza y el potencial que tiene el estado para la generación de diversos productos del campo.

“Las inversiones  han comenzado a ejercerse en la mayoría de los municipios,  contamos con presencia física en cinco oficinas en Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Villaflores, Palenque y Comitán para atender a los productores del campo” destacó.

Barrientos Alatorre apuntó que Chiapas tiene una enorme variedad de cultivos y eso permite colocar el financiamiento en diversas redes como lo es la palma de aceite, el ganado bovino, maíz, plátano, café, mango.

“Hay muchos cultivos de donde echar mano para colocar financiamientos. FIRA ha tenido una excelente respuesta de los productores y empresarios chiapanecos,  por ello la confianza de seguir invirtiendo en el estado.”, afirmó.

En lo que respecta a la  producción del maíz se espera, dijo, que las cifras se mantengan en el promedio de otros años, además que existe  confianza que la recuperación de los créditos sea en términos normales.

En este rubro del maíz, apuntó que existe la  confianza que en el presente ciclo de temporal la producción sea entre tres y cuatro toneladas por hectárea, sobre todo en  la zona de la frailesca

“Esperamos que la recuperación de los créditos en las 800 hectáreas que se han financiado  sean normales.

Por último dijo que los cultivos en los que FIRA tiene más confianza son el mango y el plátano por su alta productividad, pues son rentables,  existe buen precio, además que tienen mercado, la experiencias y existen recursos naturales que se pueden explotar.

LA INCESANTE CRISIS DEL CAFÉ

En 10 años, la producción de café cereza en México cayó 39 por ciento.

Pasó de 1.4 millones de toneladas en 2008 a 860 mil toneladas en 2018, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

Los casi 500 mil productores de café distribuidos en 470 municipios de 13 entidades viven una crisis ocasionada por los efectos de la roya, la caída en los precios internacionales y la baja productividad de su cosechas.

La roya del café, hongo de origen africano que entró a México desde los ochenta en la región del Soconusco, Chiapas, tuvo un efecto de devastación en las plantaciones en los últimos seis años.

Pese a que el Senasica operó un promedio de 200 millones de pesos anuales para combatir la roya de 2012 a 2018, se estima que 100 por ciento de las zonas productoras de café siguen infestadas, pero en diversos grados de incidencia y severidad.

"Sigue habiendo impacto, nunca nos hemos recuperado a niveles incluso previos a 2010", asintió Francisco Javier Trujillo, director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Un factor que agrava la situación en el País es que alrededor de 50 por ciento de las plantaciones que hay en 700 mil hectáreas de café tienen más de 30 años, cuando éstas deben renovarse a los 10 años de cosecha, añadió.

El precio internacional del café, que es la referencia para pagar las cosechas en México, pasó de 174.60 a 112.66 dólares las 100 libras de 2012 a 2018, una caída de 35.47 por ciento.

De enero al 20 de junio de este año, el precio del café en la bolsa de Nueva York promedió 96 dólares las 100 libras.

Si se toma en cuenta un precio promedio en café pergamino de 107 dólares el quintal (que tiene 57.5 kilos) y a esto se le descuentan alrededor de 35 dólares por gastos de comercialización, lo que queda no alcanza para pagar los gastos de producción, que alcanzan hasta 150 dólares por quintal, según el Comité Nacional Sistema Producto Café y la Coalición Nacional de Productores de Café (Conaprocafe).

El apoyo de 5 mil pesos por productor que este año dará la Secretaría de Agricultura a los beneficiarios del programa Bienestar para el Campo será insuficiente, aunque se tiene la duda del uso de estos recursos, si será para plantación o mantenimiento de la maquinaria de café, según el Comité.

De hecho, la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (Amecafé) insiste al gobierno federal por un apoyo emergente de mil 800 millones de pesos para compensar a los productores por la crisis.

#crisis#campo#economia