Lloran en Los Sauces por baches

Ana Lilia PachecoAna Lilia Pacheco

Durante las lluvias, el agua se estanca en la calle Río Santiago

La pavimentación de las calles del fraccionamiento Los Sauces -perteneciente a la Agencia de Santa Rosa del municipio de Oaxaca de Juárez- se realizó por primera y única vez en 1996. Ésta se ha roto para instalar y cambiar el drenaje, además de que el deterioro de los años por las lluvias y el tránsito, han hecho que se desgaste debido a que no se le ha dado mantenimiento, a pesar de que los vecinos lo han solicitado en múltiples ocasiones a las autoridades respectivas.

Este fraccionamiento está dividido por las vías del tren, en donde la parte alta cuenta con una pavimentación de concreto hidráulico, realizado a través del programa Solidaridad, el cual cubría la obra de todo el fraccionamiento; sin embargo, el convenio no se cumplió, por lo que las calles de la parte baja se terminaron de pavimentar con chapopote que se desgastó rápidamente, con el pasar de los años.

Lidia García, vecina y quien fue presidenta del fraccionamiento en el periodo 2003-2005, comenta que durante el tiempo que fungió en el cargo, hizo la primera solicitud de repavimentación al gobierno municipal de ese periodo, el cual los apoyó, pero solo con la repavimentación de una parte del fraccionamiento. 

“Las únicas calles que se salvan de tener baches son Río Sena y Río Papaloapan; de ahí, las demás sí están muy gastadas”, asegura la señora Lidia; no obstante, hay un tramo de la calle Río Papaloapan -la cual rodea al fraccionamiento- que tiene un gran bache, el cual los vecinos han tratado de tapar con escombros, pero ha sido en vano.

Don Luis Martínez, quien vive en la calle Río Sena, relata que esta vía no tenía baches, pero recientemente llegaron unas personas a vivir al lado de su casa, quienes abrieron para conectar un tubo de drenaje de su vivienda y al cerrarlo sólo fue con tierra, provocando daños al aplanado. 

Primero drenaje, luego la repavimentación

Doña Enriqueta, vecina de la calle Río de la Plata, una de las que más baches tiene, comenta que las autoridades respectivas primero deben checar las tuberías del drenaje, pues al mediodía se produce un olor fétido. “Ya después de componer el drenaje, ahora sí que echen el pavimento”, señala. 

Doña Irene, quien vive en la calle Río Santiago, perpendicular a la de doña Enriqueta, comenta que en 2003, realizaron una obra en esa zona para rehabilitar el drenaje, pues ya había fisura en los tubos, lo cual contaminó el agua potable afectando a los vecinos de ambas calles.

Debido a que los tubos de drenaje tienen más de 30 años, al igual que la fundación del fraccionamiento, se realizó una rehabilitación en todas las 17 calles que componen el lugar, pero al término de la obra, las calles sólo fueron rellenadas con tierra.

“Nuestra calle aguantó porque es de cemento y cada vecino ha arreglado el espacio que abrieron por el drenaje. Dijeron que cuando se terminara de cambiar los tubos ya iban a pavimentar, pero seguimos así”, comenta don Fidel, vecino de la calle Río Usumacinta. 

Apoyo y cooperación

Doña Magdalena León, vecina de la calle Río Bravo, comparte que llevó una solicitud al actual agente municipal para que le ayude a pavimentar aunque sea su calle. “El agente me dijo que me daba el material y que la mano de obra corría por la cuenta de los vecinos”, pero ella detalla que no puede comenzar con la gestión, porque un vecino está construyendo y eso puede entorpecer la repavimentación.

“Espero que los vecinos sí cooperen cuando se los comente, porque luego somos muy apáticos con los temas de la colonia, más cuando hay que dar dinero, pero es algo que nos beneficiará, sobre todo a los que tienen coches”, expresa.