Lomas de Santa Rosa: dormir con el enemigo

Momento en el que la Policía Estatal arriba a las canchas de la colonia Lomas de Santa Rosa

“Ojalá este número de policías hubiera todas las noches en la colonia para sentirme segura”, afirma doña Gloria, vecina de la colonia Lomas de Santa Rosa, perteneciente al municipio de Oaxaca de Juárez, donde el pasado domingo se registró una riña entre policías municipales y grupos inconformes por los resultados en el cambio del Comité de Vida Vecinal (Comvive).

Doña Gloria detalla que en esta colonia -en la que ha vivido por más de 20 años- falta agua, el carro de la basura a veces no pasa, hay calles que no están pavimentadas y sobre todo, no hay seguridad. Esto se lo han hecho saber al agente municipal para que gestione ante el municipio, pero él solo responde que no sabe nada de estas carencias.

Durante las elecciones para presidente del Comvive -que se llevaron a cabo en la cancha deportiva de la colonia-, los vecinos de Lomas de Santa Rosa votaron por un candidato que les da esperanza, dicen, pero no todos estuvieron de acuerdo con los resultados, lo cual lo manifestaron a través de un enfrentamiento.

Asunción Gómez, también vecina, expresa que estas elecciones son para que “el menos peor” los gobierne, pues los otros candidatos se han dado a conocer por sus malas acciones, relaciones con gente que no ha tenido buenos gobiernos y han llevado a esta colonia a estar en malas condiciones.

La policía detuvo a una persona, como resultado del enfrentamiento contra el grupo de presuntos cholos

“Llevamos tiempo pidiendo agua potable, seguridad, la colonia no estaba así, se ha venido cayendo con todas estas autoridades que ha habido. Por eso vine a cumplir con mi derecho de voto, para yo elegir a mis gobernantes”, asegura.

La riña

Asunción cuenta que varios vecinos se dieron cita en punto de las 9:00 horas como estaba acordado; no obstante, las demás personas llegaron una hora tarde, por lo que ya no permitieron el paso “por respeto a los puntuales”.

Asegura que durante la asamblea, un grupo de cholos arribó al lugar y empezaron a gritar palabras altisonantes a los que se encontraban adentro y forcejearon con los policías que resguardaban las elecciones, quienes solicitaron el refuerzo de personal.

Al poco rato, se escucharon detonaciones de arma de fuego, lo cual espantó a los presentes, quienes salieron del lugar. Comenta que no vio heridos, y nadie de los asistentes salió lastimado.

“Este es un claro ejemplo de que nos falta seguridad, nosotros vinimos a votar para que haya un cambio. Nuestra colonia no era así”, lamenta.

Un fugitivo en casa

La familia Jiménez tiene una tortillería ubicada en la calle BZ de esta colonia, donde el domingo fue sorprendida al ver a un joven entrar en su casa. La señora Arcelia, muy asustada, le dio su bolsa donde guarda el dinero de su venta. Lo que no había visto ella, era que atrás de esa persona venía la policía municipal.

“Me dijeron que estaba escondiendo y encubriendo a un criminal; yo les dije que no lo conocía, que se lo llevaran”, detalla llorando. También comenta que un elemento de la policía les apuntó con su arma de fuego a ella y a su abuela, quien está muy enferma.

Las cinco integrantes de la familia detallan que la policía las intimidó, incluso dispararon al aire para que el fugitivo saliera de la casa, lo cual dio resultado, pues se lo llevaron detenido. “Lo esposaron aquí (señala la entrada principal, incluso se pegó en la cabeza con la banqueta”, relatan.

Sin embargo, el mayor enojo de la familia es la forma en la que los policías entraron a su casa y las acusaciones, pues los uniformados deberían de cuidarlas y no amedrentarlas. “Es lo que pasa con la seguridad en esta colonia, no hacen bien su trabajo; defienden a otros y no al pueblo”, protestan.

“Cómo yo voy a esconder a un delincuente; yo tengo a mi abuelita enferma, abusan del poder que tienen y hacen señalamientos a quien no deben”, reclama.