Terminar con pirataje, súplica de taxistas en Salina Cruz

Más de 100 unidades de taxis, sin autorización, circulan en Salina Cruz, en lo que se traduce como competencia desleal para quienes sí cuentan con sus concesiones debidamente reglamentadas

SALINA CRUZ, Oaxaca.- La situación económica que atraviesa el sector del transporte público, hace cada vez más difícil cumplir con los requerimientos que mandan las nuevas leyes en materia de movilidad, han señalado los concesionarios en múltiples ocasiones, pues ello significa una importante inversión en nuevas unidades y su mantenimiento.

La delincuencia ha minado la capacidad de los transportistas y gente que vive de esta actividad, al tener los operadores que reducir su campo de acción y escrutar la apariencia de los pasajeros para no verse sorprendidos por los maleantes, lo que afecta directamente sus ingresos y la cuenta que tienen que rendir a sus patrones.

Noé Pérez Urquidi, dirigente del sitio de taxis 18 de Diciembre de esta ciudad, señaló que previo a la creación de nuevas leyes que buscan regular la actividad del transporte público, se debe aplicar y cumplir con las ya existentes, pues pareciera que las autoridades encargadas de aplicarlas no lo hacen más que esporádicamente.

Explicó que el origen de todos los males es la proliferación de unidades piratas, y respecto que la propia autoridad responsable, en este caso, la Secretaría de Movilidad (Semovi), solo hace de vez en cuando algún operativo para detener dos o tres unidades piratas y de allí en adelante deja pasar el tiempo sin darle seguimiento a estas acciones.

En este caso, el poder instrumentar un botón de pánico o cámaras de videovigilancia en unidades de taxi o de camiones, lo ve muy difícil, invertir en nuevas unidades y acondicionarlas para su uso público es gravoso para su economía; primero se debe contener a las más de 100 unidades que actualmente operan en la ciudad en plena ilegalidad.

Pérez Urquidi reseñó que el artículo 240 BIS, del Código Penal para el estado de Oaxaca, establece que al propietario de vehículo que preste el servicio público de pasajeros urbanos y suburbanos, de taxi, de mototaxi, sin contar con la concesión que otorga el Gobierno del Estado de Oaxaca, se le impondrá de dos a seis años de prisión y de 100 a 500 días multa.

Primero se deben corregir estas anomalías para que el propio gobierno estatal pueda comenzar a aplicar las nuevas leyes, denunció el concesionario y para ello se deben continuar con los operativos de parte de la Semovi cuanto antes, sugirió, pues ello permitiría obtener más ingresos a los ruleteros para poder cumplir con lo que la ley señala, puntualizó.