Diagnóstico temprano, opción para enfrentar al cáncer

CON ESTUDIOS DE BARRIDO

La detecciones de lesiones premalignas son vitales para el tratamiento del cáncer de colon

El presidente del Colegio Mexicano de Especialistas en Coloproctología, Luis Fermín Enciso Gómez, urgió al gobierno a implementar “barridos” o “búsquedas” que con protocolos de estudios permitan encontrar lesiones premalignas antes de que el cáncer de colon se haga presente en las personas adultas.

Entrevistado a propósito de la realización del LXV Congreso Internacional de Coloproctología que del 13 al 17 de agosto tiene su sede en la ciudad de Oaxaca, el especialista lamentó que por falta de esos estudios premalignos la mayoría de casos de cáncer de colón se detecten de manera tardía.

“Es el más silencioso y cobarde, que cuando un paciente lo tiene es porque ya no hay remedio”, sentenció un especialista para quien el cáncer debe seguirlo como a un enemigo que debe de matar.

“El cáncer de colon es más agresivo porque da menos sintomatología y cuando lo tenemos enfrente es porque ya está grande”, explicó.

Identificar este tipo de cáncer en grado uno o dos (de las cuatro en que se clasifica) hay posibilidades de cura, por eso Fermín Enciso insistió en la necesidad de hacer común estudios como la búsqueda de sangre oculta en heces fecales que sólo se realiza de manera privada, con un costo aproximado de mil 600 pesos.

Y precisó: “Yo si pagaría esa cantidad una vez al año y si tengo sangre oculta, inmediatamente pediría me realicen una endoscopia para ver si realmente en la pared de mi intestino hay lesiones que expliquen si esa sangre viene del colon, el intestino o el estómago”.

El problema, advirtió, es que “la gente se queda con la idea que la sangre en heces es por hemorroides”.

El especialista aspira a que este tipo de estudios sean tan comunes como el papanicolaou o la mastografía, que se volvió tan popular gracias al movimiento feminista.

“Se han salvado millones de vidas por el papanicolau”, ya que es un estudio que detecta lesiones precancerígenas en útero.

“Si a ese nivel de convencimiento y conciencia llegamos en todos los tipos de cáncer, estaremos hablando de que ya dominamos a la enfermedad”, pero desde su opinión “ni siquiera hemos empezado, estamos apenas vislumbrando algunas posibilidades”.