Demandan al Presidente veto federal a transgénicos

ReformaReforma

En Chiapas, la siembra de soya transgénica con Monsanto significaría daños a cerca de 25 mil familias de apicultores campesinos.

El pasado martes la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció que los gobiernos estatales no tienen facultades para prohibir los cultivos con Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y que sólo la Federación puede decretar zonas libres de transgénicos.

"Esta resolución es una oportunidad para que el titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, haga realidad sus promesas de campaña de rechazar la introducción y siembra de transgénicos en todo el país, enviando al Congreso una iniciativa de reforma a la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados para que se prohíban los cultivos transgénicos en definitiva", expresaron en un pronunciamiento público.

La SCJN invalidó el decreto que declaraba al estado de Yucatán zona libre de cultivos con organismos genéticamente modificados, al determinar que es facultad exclusiva de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) establecer dichas zonas.

TRANSGÉNICOS EN CHIAPAS SON ILEGALES

La siembra de productos transgénicos comenzó en Chiapas desde hace seis años cuando autoridades encargadas del campo en la entidad autorizaron el uso experimental de 75 mil 600 hectáreas a la empresa transnacional Monsanto Comercial.

Los datos fueron revelados por un medio de circulación estatal el pasado 12 de julio, a partir de una solicitud realizada por un particular al Instituto de Acceso a la Información Pública y ha causado controversia entre distintos sectores del campo y dependencias oficiales.

Enrique Sánchez Cruz, titular del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), asegura que en Chiapas no está autorizada la siembra de maíz transgénico y es que lo hubiera, esta sería totalmente clandestina e ilegal.

“En Chiapas no hay sembrado de maíz transgénico, no hay ninguna autorización, absolutamente ninguna, de hecho las autorizaciones que ha habido a nivel experimental pero en estados del norte, no en Chiapas, ni en Estado de México, en ningún estado, sólo en la parte del norte y a nivel experimental”, aseveró.

Y es que investigadores han explicado que la siembra de transgénicos viola el derecho a la alimentación de los pueblos, y destacaron que esas siembras colindan con 3 Áreas Naturales Protegidas (ANP) federales: El Triunfo en la Sierra Madre, La Encrucijada en la costa y la Frailescana, la más afectada, ya que explican que es a donde llegarían los fluidos tóxicos de esas plantaciones.

“En la legislatura pasada se nombró que es una petición de productores a nivel de la república de que se autorizaran parcelas demostrativas pero únicamente en el norte de la república, Chiapas es ajeno porque tenemos semillas criollas, semillas nativas de maíz, por eso en Chiapas no hay siembra de maíz transgénico”, manifestó Sánchez Cruz.

Según datos obtenidos a través de la Ley Federal de Acceso a la Información Pública, Monsanto ha sembrado en Chiapas 18 mil 911 hectáreas de soya transgénica en territorio chiapaneco. Aunque la Sagarpa niega que se haya autorizado algún permiso.

“Se reitera, no hay maíz transgénico, no hay uno solo y si ustedes tuvieran un reporte sería muy útil compartirlo, con nosotros porque está prohibido y habría que compartir sanciones porque habría sido sin permisos y si hay sería clandestina, y soya en el estado tampoco hay soya transgénica, yo ya tomé nota del reporte para investigarlo.”

En Chiapas, la siembra de soya transgénica con Monsanto significaría daños a cerca de 25 mil familias de apicultores campesinos.

Además de los daños ambientales, existen fuertes daños a la salud de la población, como niños nacidos con malformaciones, enfermedades de leucemia por estar en contacto con agrotóxicos.

En Estados Unidos, el maíz transgénico se exporta en cereales que se consumen en México, como el Korn Flakes y Zucaritas, además de algunas soyas provenientes de Argentina, que podrían estar contaminados y dañar nuestra salud.

Héctor Ulises Bernardino, profesor de la Universidad Intercultural de Chiapas, explicó que se introducen de manera artificial en los genes del maíz, insecticidas que crecen de manera natural en la planta causando daños a la salud de quienes la consumimos.

En México tenemos más de 50 especies de maíz con más de mil 500 variedades criollas que en el momento que se introduzcan plantas de maíz transgénico sufrirán afectaciones.

Cuando un tipo de gen alterado de maíz transgénico se introduce en nuestro organismo puede dañar nuestro organismo manifestándose diversos tipos de enfermedades.

Se ha encontrado evidencia de maíz transgénico en estados del centro del país y en Oaxaca, por lo que no se descarta que en Chiapas ya haya presencia en nuestros campos de genes transgénicos.

El especialista explicó que la legislación alimentaria no es tan rigurosa como países más desarrollados, que piden que cada producto cuente con una leyenda que explique producto proveniente de especies transgénicas, es decir, desconocemos los ingredientes de los alimentos que importamos.

Con productos como Coca Cola, Minsa, Maseca y otros envasados, no se consumen alimentos que se producen en Chiapas, por ello, invitó a la población acceder a los alimentos naturales que no dañan la salud como lo hacen los artificiales.

La publicación del medio estatal asegura que desde el 2008 hasta el 2012, Monsanto S.A. de C.V. solicitó permiso a la Senasica para echar a andar cinco proyectos en 78 mil 800 hectáreas de tierras chiapanecas.

“Dos de ellos serían de liberación experimental, otro par como programas “piloto” y uno más como de liberación comercial. La dependencia federal no aprobó la extensión de terreno pero a la transnacional le autorizó hacerlo en 75 mil 600 hectáreas”, dicta la nota publicada el pasado 12 de julio.

La información recabada por este medio informativo dice que Monsanto ha cultivado soya transgénica en 18 mil 911.5 hectáreas del territorio chiapaneco, según datos de la dependencia obtenidos a través de la Ley Federal de Acceso a la Información Pública.

Entre 2008 y 2012 se sembró la mayor cantidad de soya modificada en 5 mil 303 hectáreas y 5 mil 775 respectivamente. En 2008 también se cultivaron otras 2 mil 965 hectáreas.

En 2010 como parte de la fase “piloto”, se sembró la soya en 2 mil 010 hectáreas de regiones agrícolas; mientras que para el siguiente año, se hizo en 2 mil 858.50 hectáreas.

Los municipios donde se ha cultivado este producto son Acacoyagua, Acapetahua, Cacahoatán, Escuintla, Frontera Hidalgo, Huehuetán, Huixtla, Mazatán, Metapa, Suchiapa, Suchiate, Tapachula, Tuxtla Chico, Tuxtla Gutiérrez, Tuzantán, Villa Comaltitlán y Villaflores.

#soya#transgenicos#SCJN#ogm