Preparan Feria del Libro en Zipolite

Hacen falta bibliotecas robustas y librerías al alcance de los lectores, señalan organizadores

SAN PEDRO POCHUTLA.- Para demostrar que Zipolite es un destino cultural y no solo nudista, y contagiar el placer por la literatura por medio de actividades artísticas, lúdicas y de animación a la lectura, los días 31 de agosto y 1 de septiembre se llevará a cabo en este destino de playa la primera Feria Independiente del Libro Zipolite 2019.

Portando como lema una de las frases más emblemáticas de la literatura universal extraída del libro El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry: “Lo esencial es invisible para los ojos”, la feria es impulsada por la organización cultural Calavera Social Club y autoridades auxiliares encabezadas por el agente Antonio García Martínez, y en ella se presentarán actividades como exhibición de ajedrez, taller de pintura, canta autores locales y pláticas de animación a la literatura.

Talleres y presentaciones

Durante dos días los pobladores de la Costa y visitantes también podrán contemplar bailes folclóricos, cine en la biblioteca, talleres literarios, venta de artesanías, así como adquirir libros nuevos o usados con la posibilidad de trueque.

“Queremos que la gente se acerque a Zipolite y se dé cuenta de que también somos un pueblo lector. Empezamos a buscar a amigos que han realizado actividades de este tipo y hubo eco, por lo que se sumaron varios artistas y promotores culturales de Oaxaca”, explicó Fernando Saynes, organizador junto con Mario Julio Rodríguez Pérez de la Feria.

Saynes, quien promueve la lectura desde hace meses en comunidades de Pochutla a través del proyecto Bicitarte, destacó que la Feria Independiente del Libro toma como inspiración y se inscribe en el marco del aniversario 76 de la impresión de El Principito, un ícono de la literatura que ha formado generaciones de lectores.

El promotor señala que ésta es solo una primera actividad que el colectivo Calavera Social Club realizará para la promoción lectora, y surge desde la sociedad para que las autoridades adviertan que el trabajo es conjunto y permanente, y demostrar que se pueden generar redes y proyectos de lectura desde las comunidades y a partir de ahí, armar políticas públicas que agranden y den forma al interés por la cultura.