Falta de lluvias ha generado que la laguna Metzabok se seque: Conanp

AgenciasAgencias

DE LOS 21 CUERPOS DE AGUA QUE COMPRENDE el sistema lagunar del Área Protegida de la Selva Lacandona, dos son las que se han secado por completo.

De los 21 cuerpos de agua  que comprende el sistema lagunar del Área Protegida de  la Selva Lacandona, dos son las que se han secado por completo, confirmaron autoridades de la Comisión Nacional de Áreas Naturales (Conanp).

La más visible, por ser la más grande y uno de los atractivos turísticos internacionalmente visitados, es la de Metzabok, en ese sitio que comprende una extensión de al menos  86.2 hectáreas y una profundidad de 30 metros, desaparecieron millones de litros.

La otra laguna que también ha mostrado un descenso considerable en su nivel y que se prevé tenga el mismo destino es la del Ocotalito. El panorama es que el resto del sistema sufra también un descenso considerable.

Adrián Méndez Barrera, Director Regional de la Conanp, destacó que de acuerdo a  los estudios y monitoreos que se han realizado en la zona  a este fenómeno se le puede atribuir factores hidrometeorológicos y no geológicos.

“Desde cuatro año antes hemos experimentado en todo el estado un déficit de precipitación más o menos del 30 por ciento y la lluvia que ha caído no ha sido suficiente para alimentar las lagunas” destacó.

Para que ambas lagunas que se han desecado alcancen de nuevo su imagen natural pasarán por lo menos cinco años, si es que las condiciones hidrometeorológicas se portan benévolas, señalaron los expertos,

Aunque en el área que comprende la reserva protegida de La Lacandona no existe deforestación, en algunas  zonas de influencia si se ha observado ese tipo de factor, destacó, y ello pudiera ser un motivo para la disminución en la captación del agua.

El funcionario descartó la hipótesis de una posible grieta que pudiera haberse generado posterior al sismo de magnitud  8.2  del siete  de septiembre del 2017, los análisis seguirán en  la línea del déficit de precipitaciones, señaló.

“No hemos visto alguna grieta, pues hemos hecho varios recorridos  en  todo el complejo lagunar  y no se percibe algo que indique esa situación. De haber sido una grieta generada  a raíz del gran sismo del 7 de septiembre,  la disminución hubiese sido rápida y no gradual como se ha desarrollado en este caso.” reiteró.

Méndez Barrera, dijo que esa condición de baja precipitación se ha percibido en toda la cuenca del Usumacinta, la cual tiene influencia sobre los cuerpos de agua de toda esa zona, lo que queda dijo es esperar a que con las próximas precipitaciones se recuperen los mantos acuíferos de la zona.

Una condición similar, dijo, se registró en 1998, cuando se presentó un déficit de lluvias, “aunque en ese año no se secó por completo; pero sí tuvimos una disminución considerable” mencionó.

“Los Lacandones nos dicen que sus abuelos cuentan que ya en una ocasión, hace más de 50  años esta laguna se secó por completo, pero algo tenemos que hacer como sociedad para evitar que esto se convierta en algo cotidiano. Tenemos que evitar la deforestación y  la sobre explotación de los recursos naturales  precisó.

METZABOK NO ESTÁ SECA: POBLADORES

Después del anuncio de que la laguna de Metzabok, ubicada en el área natural de protección de flora y fauna Nahá-Metzabok, se secó por la falta de lluvia, la dirección de Turismo municipal del ayuntamiento de Ocosingo aseguró que solamente ha bajado “algunos centímetros” su nivel de agua.

En tanto, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) informó que una de las 21 lagunas de la reserva se secó; sin embargo, no se trata de dicho cuerpo de agua. En el área de Metzabok hay un total de 21 lagunas, mientras que en Nahá existen nueve lagos.

“Lo que ha ocurrido en esa área es un referente de lo que está pasando en la entidad”, dio a conocer el vocero de dicha dependencia, Jorge Gutiérrez.

Las autoridades municipales explicaron que en el área natural —de tres mil 368 hectáreas y ubicada a 92 kilómetros de la cabecera municipal de Ocosingo— existen varios lagos de menor tamaño que todos los años son alimentados por riachuelos, arroyos y la lluvia; sin embargo, como este año no ha llovido desde abril uno de ellos llegó a secarse.

Este fenómeno sólo puede compararse con un hecho que sucedió en 1959, detalló el poblador lacandón Enrique Valenzuela, quien trabaja con la Conanp.

En aquel momento, un lago con la extensión de cuatro campos de fútbol, languideció. Allí, los pobladores acostumbraban pescar, ahora deben hacerlo en Metzabok y otros lagos de la zona.

La escasez de precipitaciones, no sólo en la selva, sino en la región que va de Centroamérica a América del Norte, es una consecuencia del fenómeno de El Niño, de acuerdo con expertos.

Campesinos de Guatemala, Chiapas y Campeche afirman que la sequía que se vive ha provocado daños en la agricultura, principalmente en el cultivo del maíz.

#agua#laguna#chiapas