Disfrutando el cafecito

Familia Costa.

Suele ser muy habitual, tras habernos despertado por la mañana, preparar una taza de café bien cargado con el objetivo de despabilarnos, estimularnos y disminuir la sensación de somnolencia.

Sin embargo, la realidad es que se trata deuna práctica errónea, pues por las mañanas, sobre todo entre las ocho y las nueve de la mañana, la hormona cortisol se encuentra en los picos más elevados, de manera que al levantarnos ya tenemos suficiente estimulación, gracias a la acción de esta hormona natural.

Si necesitas tomarte tu taza de café por la mañana, lo mejor es hacerlo dos o tres horas después de haberte levantado, de esta manera conseguirás disfrutar de las cualidades estimulantes de esta bebida natural.

¡Feliz ombligo de semana!