¿Cómo evitará la Guardia Nacional casos de violaciones? Esto dice su comandante

Los elementos reciben clases como 'detención y conducción de personas'

Los elementos de la Guardia Nacional reciben la instrucción de una serie de protocolos para evitar casos como el de la presunta violación de una joven por parte de policías de la Ciudad de México, explicó este martes Luis Rodríguez Bucio, comandante del cuerpo de seguridad.

"En la capacitación tenemos la materia que se llama 'detención y conducción de personas' para que el personal, tanto hombres como mujeres, aprendan los protocolos de cómo llevar a cabo una detención, la forma en que todo elemento de la Guardia debe acercarse a la persona que será detenida", detalló.

El comandante subrayó que los elementos de la agrupación reciben una educación integral, que incluye materias como ética policial o atención a víctimas del delito, para garantizar una correcta formación y actúen de acuerdo con las circunstancias.

A quienes pretenden ser parte del cuerpo de seguridad también se les aplica un examen de control de confianza, con el objetivo de tener "el perfil psicológico de cada uno de los elementos", agregó.

"Creemos que no es que haya policías malos, quizá lo que haya son policías mal preparados", mencionó tras ser cuestionado sobre el caso de cuatro policías quienes presuntamente violaron a una joven que caminaba por la calle.

"Queremos que todo el personal sepa cómo reaccionar y ahí está incluido si hay una denuncia de una mujer o si hay que atender un caso en el que esté involucrado una mujer", remarcó.

Rodríguez Bucio dijo desconocer si hasta el momento se ha registrado algún caso de violación por parte de algún miembro de la Guardia Nacional.

Un grupo de mujeres se manifestó el lunes frente a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) tras darse a conocer que los elementos señalados por la violación serían liberados.

Durante las protestas en las instalaciones de la SSC, el titular de la dependencia capitalina, Jesús Orta Martínez, salió a la calle para iniciar un diálogo con las mujeres, a lo que ellas se negaron y respondieron rociando pintura rosa y diamantina al cuerpo del funcionario.