En prisión, muere doble feminicida

En el hospital de Santo Domingo Tehuantepec fue localizado lesionado

Tras escribir varias cartas, Eusebio R.M., quien se encontraba procesado por el homicidio de su pareja y su hijastra, se suicidó en su celda del penal de Santa María Ixcotel del municipio de Santa Lucía del Camino; su cuerpo fue localizado por su compañero de celda.

A las 06:30 horas de ayer, su compañero de celda se llevó la sorpresa de su vida al localizar el cuerpo sin vida colgado de un barrote con una sábana enrollado en el cuello.

Personal del penal fue notificado del caso y pidieron la intervención del personal de la Fiscalía General del Estado para realizar las diligencias.

Al centro carcelario se trasladaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y peritos con la finalidad de tomar conocimiento del caso, ordenando que el cuerpo fuera trasladado al anfiteatro del Instituto de Servicios Periciales en San Bartolo Coyotepec, para la práctica de la necropsia de ley.

Cayó en un hospital

Tras tomar unas copas, Eusebio escribió una carta dirigida a quien fue su suegra, pero buscaba la forma de enviarla y en su distracción, un trailer lo arrolló y aventó fuera del arroyo vehicular el 18 de mayo del 2019, en la carretera federal a Salina Salina Cruz.

El hombre fue auxiliado y al arribar al hospital, fue delatado a la policía y detenido como presunto responsable de la muerte de Arely S. J., de 26 años de edad y su hijastra Y. S. J de 12 años.

Eusebio R.M., estuvo en varias partes, pero buscaba la forma de comunicarse con la madre de quien fuera su mujer. La mañana del sábado 18 de mayo,decidió llamarle por teléfono a su domicilio del barrio La Soledad en Matías Romero.

Al no lograr comunicarse con la señora, ingirió bebidas embriagantes y fue atropellado por la tarde. Ya estando tomado, escribió una carta en la cual le dijo, textualmente, "haber que se siente perder a una hija y su nieta."

Según la carta, quería saber de su sufrimiento y que contestara las llamadas telefónicas que realizaba en forma constante.

Luego de tomar unas copas, al caminar a la orilla de la carretera, un pesado trailer pasó junto a él y lo aventó, por lo cual quedò lesionado.

Los paramédicos lo auxiliaron y Eusebio fue trasladado al hospital, donde en un principio no reveló su nombre. Del hospital llamó a un familiar para que acudiera a rescatarlo.

La policía fue alertada del caso y arribó al hospital, donde le ejecutaron la orden de aprehensión por el delito de feminicidio en la causa penal 338/209 del juez de control de Tanivet del circuito judicial de Valles Centrales.

En su poder se le encontró el documento, el cual enviaría a la mamá de Arely y abuelita de la menor de 12 años.

Así pasó

Como fue informado, los hechos ocurrieron el pasado jueves 2 de mayo en el domicilio ubicado en Camino Nacional de San Sebastián Tutla.

La madre de Arely fue alertada que algo había pasado en el cuarto de su hija. La llamada telefónica la hizo Eusebio.

Al arribar la policía descubrió el cuerpo de la mujer con un machetazo en la cabeza y la menor de edad desnuda y con varias heridas ocasionadas por arma blanca.

Con la declaración de la mamá de la ahora extinta, el principal sospechoso fue Eusebio y con las pruebas halladas por policías y peritos se libró la orden de aprehensión en la causa penal 338/2019 por el delito de feminicidio cometido en agravio de Arely, de 26 años de edad, y su hijastra, de 12 años.

El hombre en varias ocasiones buscó a la mamá de Arely, ya que “quería explicarle algunas cosas”, pero después cambió de nùmero telefónico.

Eusebio E.M. fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones al tratar de huir de una clínica donde fue internado en Santo Domingo Tehuantepec, luego de un accidente automovilístico.

Escurridizo de la policía

El hombre que asesinó a su pareja y a su hijastra de 12 años de edad en San Sebastián Tutla, viajó por Puebla, Guerrero y finalmente detenido en Santo Domingo Tehuantepec, unos minutos antes de llegar a rescatarlo su hermano.

Según informes, los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones siguieron los pasos de Eusebio, originario de San Isidro Las Mantecas, San Carlos Yautepec, pero era muy escurridizo.

Luego del crimen y avisarle a la mamá de la víctima, viajó al día siguiente al estado de Puebla, luego a Acapulco, Guerrero, regresó a Oaxaca, pero llegó a Pinotepa y después a Puerto Escondido para buscar a un transexual.

Apoyado por sus familiares, Eusebio cambió de número telefónico y huyó de Puerto Escondido, donde iba a ser detenido. En Santo Domingo Tehuantepec, fue localizado unos días antes, pero regresó a Puerto y retornó al Istmo de Tehuantepec, donde ocurrió el accidente.

Los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones fueron alertados y por lo cual les enviaron la orden de aprehensión, la cual fue ejecutada en el hospital y trasladado a ciudad judicial, donde se realizó la audiencia de control de detención y comunicaciòn de la imputación.

Eusebio no declaró ante la autoridad y al vencer el término constitucional fue vinculado a proceso, quedando internado en el penal de Santa María Ixcotel.

En su celda, escribió las cartas dirigidas a sus familiares, donde pedía perdón el crimen de su pareja y su hijastra.