Tragedia en el Día del Taxista

Así quedó la unidad de motor

El exceso de velocidad y la falta de precaución para conducir fueron los principales factores para el brutal choque ocurrido la mañana de ayer en la comunidad de Díaz Ordaz, en Tlacolula de Matamoros.

La muerte, oportuna como siempre, llegó puntual.

La pesada unidad se dirigía rumbo a la Sierra para llevar su producto a sus clientes, el conductor vio a lo lejos cómo una unidad foránea que se aproximaba empezó a zizaguear, por lo que para prevenir un choque trató de esquivarla, sin embargo, el impacto fue mortal.

Los gritos desgarradores que acompañan a la muerte, por parte de los ocupantes de la unidad foránea, se dejaron escuchar para después quedar todo en silencio; en tanto, mototaxistas y ocupantes de vehículos particulares bajaron a pretender auxiliar a los lesionados.

Eran aproximadamente las 07:45 horas, cuando a un costado del Fraccionamiento Ciudad Yagul, perteneciente a Tlacolula de Matamoros, con dirección a la población de Díaz Ordaz, al parecer el conductor del taxi con número económico 09-061 TX-TLACO-456 con placas de circulación 90-89-SJK del estado y del sitio San Sebastián de las Flores, A.C., de San Sebastián Teitipac, perdió el control de su unidad, la cual se estampó con un camión repartidor de Jumex.

Momentos en que fue sacado el conductor de la unidad, donde quedó prensado

En el lugar quedaron los cuerpos de Braulio Abdías A.C., de 38 años de edad, y María Alba L.F., de 49 años de edad, la cual era originaria del vecino estado de Chiapas; eran conductor y pasajera del taxi foráneo, respectivamente.

Otros más urgieron a los operadores del número de emergencia 911 ambulancias para tratar de salvar a los lesionados.

Al sitio se presentaron paramédicos de la Brigada PRUMS, comandados por Fernando Santiago, quienes realizaron labores de rescate, así como paramédicos de la Cruz Roja, delegación Tlacolula, a bordo de la unidad 155, los cuales trasladaron al conductor de la unidad de reparto, José Eutimio S.C., de 20 años de edad, al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Elementos de la Policía Municipal de Tlacolula de Matamoros, como primeros respondientes, fueron los encargados de acordonar la zona, así como solicitar la presencia del personal de la fiscalía.

Así quedó la unidad repartidora.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), fueron los encargados de realizar el levantamiento legal de los cadáveres, los cuales fueron trasladados al panteón municipal para la necropsia de ley correspondiente y determinar las causas de la muerte.

Del caso se inició el acta penal por el delito de homicidio culposo por tránsito de vehículo, quedando el lesionado a disposición del agente del Ministerio Público para que se determine su situación jurídica.

Horas después, familiares de los fallecidos se presentaron para reclamarlos legalmente y, posteriormente, darles cristiana sepultura.