Reforestar para recuperar los bosques de la Mixteca

San Pedro Coxcaltepec Cántaros, en el distrito de Nochixtlán, con un plan de reforestación

La pérdida de los bosques en la Mixteca ha originado pérdida de suelo, pero también ha potenciado la falta de agua, la pérdida de biodiversidad, el aumento de la vulnerabilidad ante fenómenos naturales extremos como tormentas y sismos; así como la pérdida de resiliencia del ecosistema y en consecuencia de la población.

“Las raíces de los árboles estabilizan las crestas y pendientes de las montañas y colinas, proporcionan a los suelos el apoyo mecánico estructural para impedir movimientos superficiales de tierra como los desprendimientos que son inusuales en zonas con una elevada cubierta forestal”, explicó Isabel Ruiz Muñoz, gestora de proyectos de Fondo para la Paz.

Por eso, en este año se propusieron plantar diez mil árboles y mil de ellos se sembrarán el próximo miércoles en San Martín Monteverde, municipio que junto al de Santa María Villa Chilapa de Díaz es donde esa organización realiza trabajo ambiental.

Como en la mayor parte de los municipios de la Mixteca, San Martín Monteverde cuenta con suelos situados en laderas, pedregosos que no retienen agua y no son muy buenos para el cultivo.

“Estamos trabajando en retención y conservación de suelos con barreras vivas y muertas, este es el segundo año para concientizar a la población de sembrar árboles”, abundó Oscar Noel Mejía, supervisor de campo.

Plantas de la región

Los árboles se producen en un vivero local y comunitario con semillas de plantas de la zona como la estaca, la jarilla, sauce, enebro y encino.

Desde hace 25 años el Fondo para la Paz existe como una agencia de desarrollo que, sin fines de lucro, trabaja en comunidades rurales predominantemente indígenas que viven en situación de pobreza de cinco entidades del país, incluyendo Oaxaca.

En 2004 abrieron su primer centro de operaciones en la Mixteca oaxaqueña y desde 2016 han sembrado 28 mil árboles en la región que buscan amortiguar los efectos negativos por el cambio climático.

Se estima que en la actividad del próximo miércoles participen 200 personas, entre adultos, jóvenes como niñas y niños a quienes se sensilizará sobre la necesidad de contar con más árboles cuyas raíces retienen y absorben el agua de la lluvia.