Norcorea presume nueva arma

ReutersReuters

Congela Norcorea diálogo intercoreano; presume 'nueva arma'
El régimen de Kim Jong Un anuncia que evitará cualquier contacto con Corea del Sur a causa de sus ejercicios militares con EU, y que el último disparo de misiles constituía el ensayo de una nueva arma
SEÚL.- Corea del Norte anunció que evitará cualquier contacto con Corea del Sur, a menos que Seúl dé una "justificación convincente" sobre su ejercicio militar en curso con Estados Unidos, al que califica de “agresión" en su contra

A su vez, Pyongyang notificó que el líder Kim Jong Un supervisó personalmente el último disparo de misiles, que constituía "el tiro de ensayo de una nueva arma".

Kwon Jong-gun, director general del departamento de asuntos estadunidenses de la Cancillería de Corea del Norte, hizo la crítica a Corea del Sur por el ejercicio militar conjunto de los aliados que comenzó la semana pasada, señaló la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) citada por Yonhap.

El mensaje tuvo lugar un día después de que Pyongyang disparó dos misiles balísticos de corto alcance hacia el mar del Este, lo que supuso el quinto lanzamiento de este tipo desde el 25 de julio, y también cuando está previsto que los aliados comiencen, este domingo, su ejercicio militar conjunto a plena escala.

Dado que el ejercicio militar nos pone como enemigos en su concepto, deberían pensar que un contacto intercoreano en sí mismo será difícil de realizar a menos que pongan fin a dichas maniobras o antes de que den una 'justificación convincente o una explicación sincera para llevarlo a cabo", dijo Kwon.

Las maniobras militares de los aliados iniciaron el 5 de agosto y se prolongarán durante cerca de tres semanas, en una escala más reducida que en ocasiones anteriores con vistas a favorecer el diálogo y la distensión en la península coreana.

Kwon añadió que, aunque se debe entablar un diálogo, es mejor que tengan en cuenta que este diálogo se mantendrá estrictamente entre Corea del Norte y Estados Unidos, no entre el Norte y el Sur.

Tras el lanzamiento norcoreano del sábado, Trump informó que Kim le envió una misiva en la que expresó su esperanza de reanudar las negociaciones una vez que el ejercicio militar de los aliados termine.

Trump dijo el viernes que estaba de acuerdo con la oposición de Kim a los ensayos militares conjuntos con Corea del Sur -aunque más por motivos financieros que militares- y aseguró que los disparos de misiles no eran importantes.

Mientras tanto, las relaciones intercoreanas han progresado poco en los últimos meses, afectadas por la falta de progresos en los diálogos de desnuclearización entre Corea del Norte y Estados Unidos desde que su cumbre de febrero, en Vietnam, acabo sin un acuerdo.

NUEVA ARMA
Kim supervisó personalmente el último disparo de misiles, que constituía "el tiro de ensayo de una nueva arma", anunció el domingo la agencia de prensa oficial KCNA.

La información de KCNA no especificaba la naturaleza del arma probada en el disparo del sábado, pero un segundo comunicado del ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores lo definió como una "prueba para desarrollar armas convencionales".

"(Kim) se sentó en el puesto de observación y guió el disparo de prueba", afirmó la agencia.

Añadió que el dirigente dio cuenta de su "gran satisfacción" con el resultado.

Según funcionarios de Defensa de Seúl, Corea del Norte disparó el sábado al amanecer dos misiles balísticos de corto alcance desde la ciudad de Hamhung (noreste), que volaron 400 kilómetros antes de caer en el mar entre la península de Corea y Japón.

El análisis detallado del resultado del disparo de prueba demostró que se cumplió con las ventajosas y poderosas exigencias del diseño del nuevo sistema armamentístico", señaló KCNA.