Operación Repositorios

Vista exterior de un repositorio.

Para el Archivo General del Estado de Oaxaca, una de sus principales funciones y además, labores más significativas, es la Conservación del material que está a su cuidado. Por esta razón, dentro de las instalaciones de la Dirección del Archivo Histórico, existe un área especial donde se encuentra resguardado el patrimonio documental de nuestro estado; a ésta se le llama: Repositorios.

La palabra repositorio, es un término que tiene su raíz etimológica en repositorium, un vocablo latino. Un repositorio es un espacio que se utiliza para almacenar distintas cosas. Dicho lo anterior, es donde se encuentra nuestro acervo documental, reposando y a salvo del exterior.

Contamos con un total de 51 repositorios, de los cuales, por ahora, solamente 17 se encuentran ocupados reguardando material documental histórico. Los documentos se encuentran organizados en expedientes y guardados en cajas de archivo, los libros en guardas de polipropileno, al igual que los mapas y planos, todos acomodados de manera ordenada en estanterías móviles.

Condiciones adecuadas

Para la buena conservación de los documentos, los repositorios deben permanecer en condiciones de temperatura y humedad adecuadas, de lo contrario, microorganismos como hongos y bacterias pueden proliferar, crecer o reproducirse con mayor facilidad en temperatura y humedad altas.

Otro agente de deterioro es el polvo, pues es el sustrato perfecto para que las esporas de los microorganismos crezcan; se encuentra en el ambiente y en general en nuestra vida cotidiana, es muy dificil erradicarlo del todo. Además, posee la característica de funcionar como una esponja que absorbe humedad del ambiente. Por lo tanto, polvo + humedad + alta temperatura = colonias de microorganismos.

Para mantener la humedad relativa controlada al interior de los repositorios, se cuenta con deshumidificadores y con sensores de humedad y temperatura, que monitorean cada repositorio las 24 horas del día y los 365 días del año.

Limpieza minuciosa

Por otro lado, para conservar los espacios libres de polvo y con ello evitar la proliferación de microorganismos en el papel, cada 6 meses se lleva a cabo una limpieza minuciosa dentro de los repositorios, a la cual yo llamé: Operación Repositorios. En ella, participa el personal de los tres departamentos que conforman del Archivo Histórico: Conservación y Restauración, Recepción y Expurgo y Reprografía, pues la conservación es labor de todos.

La limpieza, puede parecer una actividad fácil y cotidiana para quien desconoce el cuidado que sedebe tener, sin embargo, en el lugar donde reposan los documentos históricos, es un poco más complicada. No estamos hablando de una limpieza como barrer, trapear o lavar, pues al barrer estaríamos levantando el polvo y al trapear, estaríamos añadiendohumedad. Por esta razón, la limpieza de los espacios se hace con aspiradoras.

Aspiramos todas las superficies de los repositorios donde se acumula el polvo, como estanterías, pisos, paredes, lámparas, puertas y cajas de archivo. Éstas, deben aspirarse de manera cuidadosa y sólo externamente, cada una se extrae de su lugar, para después incorporarla de acuerdo a la numeración y orden del inventario, es decir, sin perder su sitio original.

Conservación preventiva

La limpieza de los repositorios se lleva a cabo durante nuestra jornada laboral. Trabajamos en esta actividad sólo medio día, pues es un trabajo exhaustivo. Para la adecuada limpieza de cada repositorio, contamos con el equipo necesario, como aspiradoras con filtro de agua, cepillos, accesorios para piso y paredes, sanitizante y toallas de microfibra que atrapan el polvo en seco sin crear electricidad estática.

Para nuestra protección personal contra polvo y microorganismos que puedan dañar nuestra salud, usamos overoles de Tyvek®, cofia de cirujano, guantes de nitrilo, cubrebocas BFE 99 %, respiradores antipartículas y lentes de protección, así como guantes anticorte y faja lumbar para facilitarnos la movilización de las cajas de archivo.

Es así como, para conservar nuestra historia documental realizamos, dos veces al año, una labor de conservación preventiva.

Si quieres conocer el trabajo que realizamos, participa en las visitas guiadas los días martes y viernes al mediodía, agendando tu cita al correo: [email protected] o viniendo directamente a las instalaciones del AGEO en el parque Las Canteras. Sin duda, quedarás sorprendido de la singular belleza de cada espacio.