Residencial San Miguel: fetidez y abandono

Ana Lilia Pacheco BautistaAna Lilia Pacheco Bautista

Aquí llegan los residuos de los tres mil habitantes del fraccionamiento

SAN MIGUEL GUELACHE, Etla, Oaxaca.- El Residencial Villa de San Miguel se inauguró en el año 2003. Fue construido por Casas Geo, quien dio la oportunidad a 1,081 familias de tener un hogar propio. Sin embargo, 17 años después, este fraccionamiento continúa como el primer día de inauguración: sin agua, drenaje, alumbrado público ni seguridad.

Este fraccionamiento forma parte de la Agencia de San Miguel Guelache, perteneciente al municipio de San Juan Bautista Guelache, a 20 kilómetros al poniente de la ciudad de Oaxaca. Durante 12 años, este municipio ha padecido un conflicto social y político que ha rezagado la infraestructura de las agencias.

Julián Hernández, vecino de este fraccionamiento, comenta que al comprar su casa, Casas Geo no le informó de los problemas políticos que aún tiene el municipio: “Y nosotros, con la ilusión de tener una casa propia, nos embarcamos con créditos de las instituciones bancarias”.

A pesar de que el manual de servicio asegura que hay un pozo profundo, los vecinos comentan que cuentan con dos pozos noria (poco profundo) que no son suficientes para los casi tres mil habitantes.

Planta "de infección"

En el primero de 16 condominios se encuentra una planta de tratamiento de residuos, la cual fue diseñada para filtrar el agua y utilizarlas para riego dentro del fraccionamiento; pero robaron las bombas y tubos, teniendo como consecuencia que estas aguas sucias llegaran a las comunidades cercanas como La Asunción o Guadalupe Etla.

Los vecinos afirman que el estado de deterioro de ésta es un tema de salud pública, pues está a pocos metros de las casas y el sistema de filtración es tardado, sin dejar a un lado el olor fétido que provoca.

Por el momento, se encargan de mantener limpio a través de tequios con la poda de árboles, los cuales quieren derribar, pues las raíces están perjudicando la planta y las casas de esta zona, pero manifiestan que quieren asesorarse para reforestar el área.

Los reconocen "cuando les conviene"

Por las irregularidades de Casas Geo, el municipio no toma en cuenta a este fraccionamiento, ya sea para elecciones o beneficios de servicios del hogar, pero de acuerdo con Luis Barragán -también vecino-, los habitantes de las otras agencias llegan a este lugar a vender sus productos.

También, manifiestan que se les solicita cooperación para realizar las fiestas patronales del municipio, además de que durante un tiempo pagaron predial, pero debido a que entregaron 100 mil pesos a una autoridad para que hiciera gestiones en su fraccionamiento, estas nunca se vieron, por lo que se desanimaron y ya no lo pagan.

Los miran cuando es necesario

Los integrantes del comité están convencidos que las demás agencias y el municipio los mantienen con carencias para que se beneficien de sus necesidades, por ejemplo, las pipas de agua que distribuyen diariamente a las casas del fraccionamiento o los vendedores de frutas y verduras. 

“Siempre vienen a vender aquí porque dicen que es un fraccionamiento privado; pensarán que tenemos mucho dinero, pero no es así, todos vivimos de un salario y sí somos privados, pero privados de servicios”, bromea Julián.

Comenta que no pueden dejar el fraccionamiento, pues todos son asalariados y su sueldo no les da para comprar casa en un lugar diferente, por lo que esta lucha es importante para ellos y tampoco quieren malbaratar las casas que les costó adquirirlas.

El comité ya acudió al Fovissste, Infonavit, Derechos Humanos, Secretaría General de Gobierno, pero ninguno quiere atenderlos. En el caso del Infonavit, afirman que al hacer el cambio de oficinas, perdieron los papeles de este fraccionamiento, así que no pueden hacer nada para ayudarlos.

“Hemos visto en las noticias que la mayoría de este tipo de fraccionamientos tienen este tipo de carencias y nadie hace nada. No entiendo cómo es que siguen promocionando y vendiendo este tipos de casas”, cuestiona Julián.