Agosto, mes de necesidades: Obispo de Tuxtepec

Monseñor dijo que agosto es un tiempo de evitar gastos innecesarios y acercarse a Dios

TUXTEPEC, Oaxaca.- José Alberto González Juárez, Obispo de la Diócesis de Tuxtepec, envió un mensaje a la comunidad católica del municipio, debido a que agosto es un mes catalagado como de necesidades y dificultades económicas.

Situación por la cual invitó a las familias a reflexionar sobre la importancia de la unión, el trabajo en equipo, la valoración de cada uno de los miembros y al evitar malgastar los bienes físicos o materiales que se tienen actualmente.

Monseñor reconoció que el fin del período vacacional y el regreso a clases, siempre agobia a las familias a nivel nacional; por ello, invitó a que en familia administren las cosas que poseen actualmente y se acerquen a la iglesia, con la intención de tomar las decisiones más sabias y de beneficio para sus seres queridos.

"Deben recordar que los bienes mayores son sus familias, además del apoyo mutuo que exista entre la sociedad", con lo cual se lograrán cosas en beneficio de todos; reflexionó acerca de la importancia que se le debe dar a cada integrante de la familia y dejar a un lado los bienes materiales, para poder encontrar la felicidad.

El Obispo recordó a aquellas familias con escasez de recursos económicos, sobre la conciencia y la prudencia que deben tener sobre lo que poseen actualmente, porque es muy común que quienes tienen poco sigan malgastando en cosas innecesarias, cuando lo más valioso lo tienen cerca.

Por otra parte, mencionó que aún no tiene una fecha establecida para arrancar con el colado de la cúpula en La Barca; sin embargo, con los avances que tiene el proceso de análisis a la estructura y las diversas propuestas para modificación del proyecto original, aseguran que será en este mes de agosto, cuando se inicien dichos trabajos.

Sin embargo, descartó que exista un freno de actividades en la obra; únicamente están analizando la mejor forma de trabajar en el techo de la Catedral y con ello dar plena seguridad tanto para los albañiles como para los feligreses que estarán continuamente viviendo la Eucaristía en dicho lugar santo.