Disminuye número de migrantes beneficiados

En el programa, los migrantes, aparte de su pago, reciben desayuno, comida y cena

CIUDAD IXTEPEC, Oaxaca.- José Alberto Figueroa, encargado del Programa de Emergencia Social del Gobierno Federal que da apoyo económico a migrantes, reconoció que el número de beneficiados del programa ha ido disminuyendo en este municipio, pasando de 82 beneficiados hasta 42 migrantes.

El programa que inició en julio pasado ya repartió hasta ahora dos quincenas a los migrantes que se han inscrito en el programa. Cada quincena es de 2 mil 380 pesos y para este 15 de agosto se entregará el tercer pago.

El programa que durará tres meses está a la mitad; los migrantes, aparte de su pago, reciben desayuno, comida y cena.

Algunos han podido rentar una casa; otros por distintas situaciones se mantiene en el albergue.

No aprenden ningún oficio

Aunque el padre Alejandro Solalinde había informado que el programa consistía en que tenían que aprender un oficio, como corte de cabello o hacer pan, el empleador de los migrantes en el Ayuntamiento Municipal, los utiliza en la limpieza y rehabilitación de espacios públicos.

La mayoría de los migrantes cuyo sueño es llegar a los Estados Unidos, no están aprendiendo ningún oficio, con lo que se pretendía se quedaran a trabajar en el país para no llegar hasta la frontera norte.

A la mitad del programa, los migrantes inscritos luego de cobrar su apoyo lo abandonan pues iniciaron con 82 beneficiados, luego 69, 42 y actualmente están trabajando 56 personas.

El funcionario admitió que este programa surge a iniciativa del Presidente de la República, “derivado de la situación que se da con los Estados Unidos, de la amenaza de Trump de incrementar los aranceles, a través de esto surge el programa para tener este lado humano y social de las personas que tiene en la necesidad de migara a otros países”.

José Alberto Figueroa dijo que a este programa ingresan migrantes que están arreglando su situación migratoria, agregó que ya no tienen que viajar hasta Salina Cruz para ver sus papeles ya que existe en esta ciudad una oficina de Instituto Nacional de Migración.

El funcionario aportó que las personas migrantes con las que ha convivido en el programa en su mayoría abandonan sus países de origen por la violencia y no pueden volver ya que están amenazados de muerte; otros migran por falta de trabajo y oportunidades de una vida mejor.