Sufre Centroamérica desastre climático

Más de 2 millones de personas en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua han sido afectadas por una reducción significativa de las cosechas

GINEBRA, Suiza.- Más de 2 millones de personas en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua han sido afectadas por una reducción significativa de las cosechas por la combinación de lluvias torrenciales y sequías, y 1.4 millones necesitan ayuda urgente.

"Por quinto año consecutivo, los patrones climáticos erráticos han diezmado las cosechas de los cultivos de maíz y frijol en el Corredor Seco de América Central, lo que ha afectado a la seguridad alimentaria de los agricultores", alertó ayer Herve Verhoosel, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), dependiente de la ONU.

Según el PMA, más del 25 por ciento de los hogares no tienen ingresos suficientes para cubrir el costo de la canasta básica de víveres, y el 8 por ciento indicó que iba a tener que migrar.

Hasta el 82 por ciento de las familias vendieron sus herramientas agrícolas y animales, cortaron u omitieron comidas y se alimentaron con productos menos nutritivos para hacer frente a su inseguridad alimentaria.

Cuando los agricultores de estas zonas pierden sus cosechas, tratan de encontrar trabajo en plantaciones locales o emigran a otras ciudades.

"Debido a la situación (me vi obligado) a emigrar a Estados Unidos. Si continúa como está hoy, tendré que irme otra vez porque no hay trabajo aquí, uno no puede sobrevivir en El Salvador", dice José Cirilo, un agricultor de la zona.

La agencia de la ONU necesita 72 millones de dólares para ayudar a alrededor de 700 mil personas que viven en el Corredor Seco en sus necesidades inmediatas y en ayudarlos a adaptarse al cambio climático.