Terminan su mandato; se llevan hasta las macetas

ArchivoArchivo

José Ángel Díaz Navarro consideró que el gran reto en el tema de la fiscalización y rendición de cuentas se encuentra en los municipios.

Uno de los grandes problemas de la fiscalización de los recursos públicos en la entidad es que los presidentes municipales y sus funcionarios recurren al recurso de “alzada” al término de su mandato, es decir, se llevan hasta las macetas y no dejan ningún archivo para verificar la administración del erario y la toma de decisiones de su gestión.

El secretario de la contraloría y transparencia gubernamental, José Ángel Díaz Navarro, consideró que el gran reto en el tema de la fiscalización y rendición de cuentas se encuentra en los municipios.

“Si bien, los gobiernos estatales y demás entes tenemos normas, leyes y criterios que nos han forzado, por decir lo menos, a que tengamos cierto orden y ciertos mecanismos archivísticos, desgraciadamente las autoridades municipales no han hecho los esfuerzos necesarios”, dijo. 

Expresó que muchos ni siquiera realizan la entrega-recepción, únicamente se van y la autoridad que llega no tienen ninguna documentación anterior. 

Durante su intervención en la Jornada estatal por la armonización legislativa en materia de archivos, organizada por el IAIP, sostuvo que las autoridades municipales cuando se van, se llevan todo, no entregan nada y después tienen enormes problemas porque a los años siguientes, cuando viene la revisión de la fiscalización, se encuentran con que no hay nada.

Añadió que quienes deben presentar la documentación para solventar las observaciones del órgano fiscalizador, se acuerda que no tiene nada, y se ha hecho una especie de uso y costumbre que cuando la autoridad municipal se va, se lleva todo, “porque dice que cuando llegó tampoco recibió nada”.

Expresó que cuando se van a revisar la gestión pública, si bien puede estar construida la obra e, incluso, estar en servicio, si no está la documentación soporte necesaria claramente tendrá que pasar al segundo nivel, es decir, el responsable del ejercicio tendrá que ir a explicar qué fue lo que sucedió y exhibir los documentos.

“Son asuntos largos, penosos, desgastantes, y que creo que vale mucho la pena concientizar a las autoridades municipales que los tiempos cambiaron”, apuntó.

Destacó que es importante que las autoridades ordenen, conserven y entreguen sus archivos, como un legado de su administración.