Eucalipto, una pesadilla en Tutla

Un árbol cayó en junio a pocos metros del que puede venirse abajo.

Las afectaciones por las lluvias que han ocurrido este año preocupan a la población; sobretodo, quitan el sueño a quienes deben transitar cerca de alcantarillas que pueden provocar inundaciones o temen pasar bajo árboles que pueden caer. Este último caso es el que enfrentan los vecinos de San Sebastián Tutla, quienes temen que un gigante de al menos 10 metros de altura provoque severos daños. 

El eucalipto se encuentra sobre la avenida Lázaro Cárdenas pero muchas de sus ramas están secas, además de que el tallo está inclinado hacia la carretera y, a escasos metros está ubicada una escuela.

Ya han caído otros árboles

Los vecinos de la Lázaro Cárdenas comentan que ya han caído tres árboles en esta misma zona; uno el pasado 18 de junio, el cual afectó a un automóvil estacionado y otros dos hace tres meses. 

Aseguran que el mas reciente, a pesar de que sólo medía tres metros, causó graves afectaciones, por lo que cuestionan qué pasará en caso de que caíga un árbol más alto y corpulento.

Una comerciante, cuyo puesto se encuentra enfrente del lugar donde se desplomó el árbol hace un mes, comenta que las ramas llegaron hasta la puerta de su casa cubriendo, además, la avenida, por lo que temen que, al caer otro árbol afecte las demás casas. “Si se viene de frente, caerá sobre la casa, si no, de todas maneras es un peligro”, afirmó.

Los vecinos de la zona ya habían reportado y solicitado el derribo de este, pero las autoridades no tomaron cartas en el asunto y el resultado fue el daño al automóvil.

¿Quién lo va a derribar?

Los vecinos cuyas casas son aledañas al gigante aseguran que han acudido a las oficinas de las Comisión Federal de Electricidad (CFE), Protección Civil y Heroico Cuerpo de Bomberos para solicitar que sea derribado, pero funcionarios de estas instituciones han respondido que no les corresponde esa tarea; además, un particular no puede realizar esas peticiones, solamente una instancia oficial.

Los posibles afectados consideraron que hace un mes presentaron un oficio con las firmas de los vecinos al municipio de San Sebastián Tutla, en la que presentaron la misma petición, pero por motivos de la Guelaguetza las autoridades señalaron no poder atenderlos pues estaban ocupados con la Feria de la espuma y el Higadito. 

No obstante, el pasado 7 de agosto, personal del municipio acudió al lugar donde se encuentra el árbol pero, de acuerdo con los vecinos, sólo realizaron una inspecciójn y se retiraron.

“Vinieron y dijeron que lo iban a cortar. Llegó una regidora con una camioneta y una ambulancia pero no hicieron nada. Así como llegaron, se fueron”, aseguró don Benito, dueño de un establecimiento a cuatro metros del árbol. 

En tanto, los vecinos insisten a las autoridades municipales de San Sebastián Tutla, quienes están dando largas sobre el tema. 

“Ya terminó la Guelaguetza así que fuimos a ver a las autoridades el día miércoles, después nos dieron cita para el jueves a las 13:00 horas; fuimos y nos dijeron que más tarde, a las 18:30, pero tenemos fe que nos respondan pronto, antes de que se registre una fuerte lluvia”, comentó uno de los vecinos.

¿Qué podría pasar?

El árbol se encuentra sobre la banqueta en la acera norte de la Avenida Lázaro Cárdenas con dirección al Centro, a su lado hay una casa cuyos dueños estacionan los vehículos exactamente abajo del árbol y, en línea recta, se encuentra un poste de luz.

Enfrente del árbol hay un par de comercios que serían los principales afectados. Es por esto que los dueños están muy al pendiente de la situación y han redactado y presentado los oficios y recolección de firmas para retirar al gigante.

La principal preocupación de don Benito es que a unos metros está una escuela y los niños caminan por esa acera por lo que ese árbol es un peligro.