Promueve diputada permitir interrupción de embarazo por violación

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

La legisladora planteó su propuesta para favorecer a las mujeres víctimas de violencia sexual

La diputada del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Elisa Zepeda Lagunas, propuso adicionar un artículo a la Ley Estatal de Salud, a fin de establecer que en caso de embarazo por violación las instituciones públicas de servicios de salud deberán realizar su interrupción, previa solicitud por escrito de la persona afectada, en la que manifieste bajo protesta de decir verdad que el embarazo es producto de violación.

En la sesión ordinaria de la legislatura, manifestó que las mismas instituciones garantizarán en todos los casos que la decisión de la víctima sea previa, libre e informada, para lo cual deberán brindarle información completa, veraz, accesible y culturalmente adecuada sobre los posibles riesgos y consecuencias del procedimiento.

Además deberán contar con personal de salud no objetor de conciencia y capacitado para ese servicio o referir de inmediato a la usuaria a una unidad de salud que cuente con este tipo de personal y con infraestructura de atención de calidad; también los prestadores de servicios de salud informarán a la persona afectada sobre su derecho a denunciar los hechos de violencia de que haya sido víctima, así como de la existencia de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención Integral a Víctimas y de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y de los centros de apoyo disponibles, responsables de orientar a las víctimas sobre los pasos a seguir para acceder a los servicios de atención, protección y defensa para quienes sufren de violencia familiar o sexual, facilitando y respetando la autonomía en sus decisiones e invitando a continuar el seguimiento médico, psicológico y de trabajo social.

La legisladora manifestó que la Ley Estatal de Salud de Oaxaca debe ser congruente con lo dispuesto en el ámbito federal y garantizar a las mujeres víctimas de violación sexual la posibilidad de interrumpir su embarazo.

Señaló que las autoridades oaxaqueñas obstaculizan o niegan el acceso a este servicio, pues solicitan requisitos adicionales como una denuncia previa o una autorización por parte del ministerio público; esta situación se manifiesta por el desconocimiento de la legislación vigente o de prejuicios por parte del personal de salud.

La diputada Zepeda Lagunas informó que, de acuerdo al Grupo de Información en Reproducción Elegida, en el año 2017 un total de 390 mil 89 mujeres menores de 20 años fueron madres; de ellas, 9 mil 748 eran niñas menores de 15 años y 380 mil 341 adolescentes de entre 15 y 19 años de edad.

“Para la institución sin fines de lucro, el elevado número de embarazos en niñas y adolescentes en México debe asociarse, entre otros factores, con los altos índices deviolencia sexual que enfrentan. De acuerdo con cifras oficiales el 10.09por ciento de las mujeres que reportan haber tenido un embarazo adolescente sufrieron algún tipo de violencia sexual, y 80.31 por ciento de las mujeres que fueron víctimas de violación en su infancia y reportaron un embarazo adolescente fueron atacadas por familiares, mientras el 50.23 por ciento lo fueron por vecinos o conocidos”, concluyó.