ESTAS LETRAS QUE LEES| ¡Palmas, maestro!

Acusmätica, Manuel Bustamante, Pablo Sámano, Té para tres, José Aristeo y Caín Alejandro pertenecen a la nueva generación de trovadores que están abriendo su camino en la escena musical nacional.

En la vida, las personas van conociendo gente; en algunas ocasiones, esos encuentros cambian por completo la existencia, ya sea de forma venturosa o en el peor de los casos, de trágica manera. Lo cierto es que existen seres destinados a tener un encuentro, a conocerse y tener resonancia entre ellos, sin importar la distancia ni el tiempo. Para ello, la circunstancia se junta con la casualidad y de manera repentina, llega a nosotros, a través de cualquier medio posible (una plática, un libro, un video, un poema, una canción, etcétera), algo que nos cambia, que hace eco en nuestro interior y después de lo cual, uno cambia; algo ha pasado, nosotros, los de antes, ya no somos los mismos, somos diferentes.

Los cambios sufridos en el interior, en muchas ocasiones van acompañados de decisiones y acciones que nos transforman de una u otra manera. Nos sirven para crecer, cambiar, ampliar los horizontes, nos ayudan a madurar. A lo largo de este proceso de madurez van apareciendo ante nosotros personas que nos marcan, hasta que llega una con la cual se siente un click particular, una presencia con la cual todo nuestro ser se conecta y encuentras un significado a tus decisiones y acciones.

Existen seres cuya existencia marca el camino para otros, personas que (quizá sin saberlo) nos trastocan y ordenan nuestro interior. Una de ellas es Abel Velásquez Nardo El Mago, quien en su breve, pero brillante existencia (tenía 33 años cuando falleció), dejó un legado de letra y música que hoy, a casi 15 años de su fallecimiento, continúa cambiando vidas y atrapando corazones.

En días pasados, mientras la Guelaguetza iniciaba, se presentó en la ciudad de Oaxaca el concierto tributo a Abel Velásquez, con el acompañamiento musical de Acusmätica (dueto originario de Pachuca integrado por Abraham Michel Pacheco y Cristina Rubí), Pablo Sámano (trovador y cantautor mexiquense), Manuel Bustamante, José Aristeo, Caín Alejandro (trovadores y cantautores oaxaqueño), y la agrupación musical “Té para tres”.

Todos ellos, durante las interpretaciones, fueron intercalando melodías de su autoría junto con canciones de El Mago, y mientras compartían con el público que se dio cita para compartir con ellos sus experiencias personales con la música de Abel y como, a pesar de que muchos de ellos no lo conocieron en vida, a través de sus palabras y canciones, El Mago entró por sus oídos y se asentó en sus pensamientos, para siempre.

El celebrar y recordar a aquellos que nos han cambiado, es señal de respeto y cariño, sin olvidar que en la música, como en la vida artística, la creatividad viene ligada con la generación y aporte de proyectos propios, que ayude y fortalezca la posibilidad de seguir cambiando personas, por ejemplo: el proyecto Acusmätica se concentra en la difusión y promoción de la música de Abel Velásquez, pero también trabaja composiciones propias que difunden en plataformas de contenido digital y redes sociales; Pablo Sámano y Manuel Bustamante son cantautores y trovadores jóvenes, pero ya con un reconocimiento dentro de la escena, buscando el posicionamiento de su música y sus presentaciones en diversos estados de la República; José Aristeo, Caín Alejandro y Té para tres son cantautores originarios de Oaxaca, de recién estreno en la escena y en la búsqueda de su sueño.