El placer de los moles oaxaqueños

El Festival de los Moles 2019 celebró su 13 edición, con un lleno total, en el Jardín Etnobotánico.

Con lleno total, en el Jardín Etnobotánico, el Festival de los Moles 2019 reunió a 22 restaurantes de la ciudad, los cuales presentaron sus versiones de cada mole oaxaqueño; invitados especiales fueron Tuxtepec y Huatulco. La 14 edición de esta muestra gastronómica presentó moles de los Valles Centrales, la Mixteca, la Sierra Norte, Papaloapan, Istmo y la Costa.

Los comensales degustaron una variedad de 24 moles, teniendo como base los tradicionales: verde, negro, chichilo, almendrado, amarillo, manchamanteles, coloradito y variaciones del rojo, estofado, mestizo, de plátano de castilla, de la Costa, negro de zarzamora, negro de chocolate, amarillo con puitina, chileajo amarillo, de caderas, de tres chiles, y el guiñadooxhuba.

Las guarniciones fueron arroces, la entrada una botana oaxaqueña; los postres: dulces regionales y nieves, y las proteínas: venado, pollo, puerco, res, camarones, gallina criolla, guajolote, chacales y queso.

Organizado por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), el Festival de los Moles de Oaxaca realizó su 13 edición, con la participación de 18 cocineras tradicionales. Los moles se degustaron con tortillas hechas a mano de maíces de diferentes variedades.

Al evento acudiíeron autoridades del gobierno estatal, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, diputados federales, como Susana Harp y demás invitados especiales.