Energía putleca

Putla y su festival se viste de colores

La felicidad de la libertad, la conservación de las tradiciones y el orgullo de ser putleco, son las principales razones para que niños, mujeres, jóvenes y adultos mayores se vistan con pedazos de telas de diferente colores, tamaños y texturas; son los Tiliches putlecos.

Una de las delegaciones que da brillo y color a la Guelaguetza es la de Putla Villa de Guerrero, en la región Mixteca, esto gracias a que los integrantes visten trajes coloridos y se convierten en los bailarines tiliches, quienes cada año contagian con su energía a todos los asistentes de la máxima fiesta de los oaxaqueños.

Putla Villa de Guerrero es un municipio ubicado entre las regiones de la Costa y la Sierra Sur cuya principal fiesta es el carnaval putleco, el cual está ya en la mira no sólo para los oaxaqueños sino para visitantes nacionales y extranjeros.

Es por esto que el día jueves 18 de julio se inauguró la exposición Tiliches en la que podemos ver el orgullo de los putlecos por estos animados personajes que, con sus brincos, invitan a bailar incluso al que nunca lo ha hecho.

La Exposición

“Nacemos con el tiliche”, afirma Manuel Guzmán Carrasco, actual presidente municipal de Putla, Villa de Guerrero quien ha defendido esta cultura e invertido para que todo el mundo conozca y se contagie de su energía, tal como a los organizadores que eligieron un lugar que es la primera vez que realiza una exposición con este tema: la hemeroteca Néstor Sánchez Hernández.

En esta exposición podemos ver distintas fotografías de estos personajes, además de siete piezas de tiliches que van desde el tradicional hasta los más novedosos como el que está hecho de tapas de botellas de agua y refresco y tiene un peso de 60 kilogramos.

El traje

La base de un traje de tiliche es un pantalón y camisa, a los cuales se les cosen pedazos de telas de diferentes colores y tamaños, además de retazos. Pero la cereza del pastel es una máscara elaborada con estropajo o de piel de conejo, chivo o borrego, adornada con barba, cejas y bigote de mecate, además de una nariz de tela roja. 

Como en la mayoría de los trajes de las delegaciones de Oaxaca, no puede faltar un sombrero de paja, que en el caso de los tiliches busca imitar a los ancianos.

Debido a la tela que se emplea, este traje llega a ser muy pesado y caliente, además de un poco costosos, ya que la elaboración de un traje de tiliche llega a costar entre 900 y 1 mil 500 pesos.

Un tiliche realizado con tapas de envases

Significado

La comparsa de los tiliches, de acuerdo con el cronista José Ángel Ramírez Méndez, es la representación de los peones oaxaqueños, quienes eran explotados por los conquistadores, por lo que, través de los bailes, representan este robo de dinero y privación que sufrían. 

El origen

Cuando los franceses fueron expulsados de la costa oaxaqueña en el Siglo XIX, los putlecos celebraron con la creación de estas vestimentas. Además, es una forma en la que demuestra que son y siempre han sido autosuficientes, esto debido al aislamiento de Putla con respecto al resto de comunidades del Estado.

Los tiliches, los copalas y las mascaritas se dieron a conocer en la Guelaguetza en 1977, donde mostraron sus bailes y folclor enriquecido por el profesor Wulfrano Marín Luna, quien enriqueció y diseñó las coreografías de los sones y chilenas de Putla que podemos disfrutar en la actualidad.