Carece Oaxaca de dermatólogos

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Al congreso de dermatologia se inscribieron 600 personas.

En un estado como Oaxaca donde la disposición de dermatólogos en instituciones públicas es limitada, que los médicos generales aprendan a diagnosticar enfermedades de la piel facilita su tratamiento y evita que éstas incrementen el impacto en órganos internos.

Dotarlos de esas herramientas fue uno de los propósitos del Segundo Congreso Oaxaqueño Dermacosmética 2019, organizado por iniciativa de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

“La dermatología está dentro de las primeras diez causas de consulta a nivel pediátrico y una de cinco a nivel general”, explicó el director de la Facultad de Medicina, Luis Manuel Sánchez Navarro.

A pesar de esa demanda, en las unidades médicas de primer nivel se carece de dermatólogos e incluso hospitales como el general de Zona número Uno del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) actualmente carece de personal en esa especialidad médica, al igual que el de la Niñez Oaxaqueña, que se ubica en San Bartolo Coyotepec.

Los únicos hospitales de la ciudad de Oaxaca que cuentan con dermatólogos para atender a la población son el Regional Presidente Juárez del ISSSTE y el General doctor Aurelio Valdivieso.

Ramo clave para la salud

“La dermatología juega un papel importante en la atención primaria en la salud”, resaltó Sánchez Navarro, quien insistió en la necesidad de saber diagnosticar enfermedades de la primer en el primer nivel de atención médica.

“Los médicos generales son el primer contacto y requieren aprender a abordar padecimientos internos que se pueden manifestar en la piel, desde una anemia hasta un infarto agudo al miocardio”, explicó.

Por eso, el congreso de ayer al que se inscribieron 600 personas, incluso de otros estados vecinos, estuvo dirigido a especialista, internistas, médicos generales y estudiantes.

El apoyo de farmacéuticas y laboratorios permitieron que las conferencias fueran gratuitas, como la que impartió el profesor de medicina interna del posgrado del Hospital Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, José Darío Martínez Villareal.

Al referirse a las “perlas radicales (tratamientos directos) en medicina interna y Dermatología, el especialista planteó una serie de casos clínicos con diferentes partes de daños cutáneos como la leishmaniosis o enfermedad del viajero que genera un millón de casos nuevos al año “por un bicho que traen los perros (zoonosis) y cae en el humano”.