Oaxaca: estaca en corazón migrante

AFPAFP

Un grupo de migrantes observa en el mapa las rutas que conducen hacia la frontera norte

EU expulsa en 2019 a tres oaxaqueños por cada centroamericano deportado desde la entidad

Una violenta paradoja hoy mismo se está llevando a cabo en territorio oaxaqueño: de enero a mayo de 2019, por cada extranjero detenido y devuelto a su país por el Instituto Nacional de Migración desde algún poblado o estación migratoria en territorio de Oaxaca, tres oaxaqueños son deportados sin misericordia desde Estados Unidos por el gobierno de Donald Trump, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Migración de México y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) del gobierno estadounidense.

Además, en lo que va del año la cifra de indocumentados asegurados en tierras oaxaqueñas repuntó 40%, a poco menos de una semana de que el gobierno de Trump revise la política de México, luego de la amenaza de incrementar aranceles a mercancías nacionales si, llegado el plazo fatal de 45 días, que vence el lunes 22 de julio, el gobierno mexicano no frena la ola de centroamericanos hacia el norte.

De las estadísticas de EU y México se desprende que la deportación de paisanos oaxaqueños disminuyó alrededor de 8.5% de enero a mayo de 2019 con relación a los primeros 5 meses de 2018, al pasar de 9 mil 533 el año pasado a 8 mil 726 paisanos, una caída de 807 casos.

De acuerdo a esas cifras, el año pasado se deportaban diariamente 63 ciudadanos oaxaqueños de Estados Unidos, una media de 5 cada dos horas; en contraparte, este año son expulsados casi 58 paisanos al día, alrededor de 2.4 cada hora.

El gobierno y su laberinto

En una entrevista radiofónica Jorge A. Bustamante, profesor emérito y fundador del Colegio de la Frontera Norte, con sede en Tijuana y especialista en temas migratorios, señaló que el gobierno mexicano no se puede quejar de que EU esté expulsando connacionales si México está deportando a inmigrantes centroamericanos todos los días.

De manera tajante, el especialista indicó que el gobierno mexicano es ignorante e incapaz de entender el fenómeno migratorio. Las cifras respaldan el dicho del especialista: 4 mil 769 extranjeros han sido presentados por el INM ante la autoridad migratoria los primeros 151 días de 2019, de estos, 2 mil 803 indocumentados han sido devueltos o deportados a su país de origen; de tal suerte que son expulsados el 58% de los extranjeros asegurados en Oaxaca.

A finales de junio la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) indicó que en 5 meses se duplicó la cifra de solicitudes de asilo de migrantes presentadas en todo 2018 a su paso por Oaxaca. En total, ciudadanos de 8 nacionalidades han solicitado cobijo del gobierno mexicano y son los hondureños, con el 70% del total de 386 solicitudes, quienes lideran el deseo de mantenerse en territorio mexicano.

Ningún “municipio santuario”

En 30 de los 570 municipios oaxaqueños ha sido asegurado al menos un extranjero, de acuerdo a cifras de la autoridad.

La urgencia por mantenerse en el país se ha convertido en una lucha épica para centroamericanos, principalmente, sin embargo, este año la cifra de migrantes asegurados ha crecido en Oaxaca en 1 mil 923 casos en comparación con 2018, un repunte de 40%.

Bustamante consideró que el gobierno mexicano se ha olvidado de 40 millones de mexicanos, hijos de mexicanos, ciudadanos norteamericanos con ascendencia mexicana que son una gran fuerza allende la frontera y con quienes podría asociarse para defender los derechos de nuestros paisanos en EU.

“Existe la obligación legal del gobierno de México de defender los derechos de los mexicanos en EU”; y acusó que aumentar subsidio a consulados no cambiará sustancialmente la posición antimexicana que prevalece en ese país, con o sin Donald Trump.

Lidera deportados y deportaciones

Por cifra de deportaciones en 2019, Oaxaca es el cuarto lugar nacional, detrás Chiapas, que lidera la estadística con 22 mil 535, Veracruz y Tabasco.

En contraparte, Oaxaca es el segundo lugar por cifra de ciudadanos mexicanos expulsados por el vecino de norte, superado por Guerrero; los oaxaqueños representan 9.8% del total nacional, casi uno de cada 10 connacionales deportados en 2019 nació en Oaxaca.

La puerta de atrás

El año pasado fueron asegurados en Oaxaca 7 mil 488 migrantes sin papeles, de estos, 78.8%, más de tres de cada cuatro, fueron devueltos a su países de origen, principalmente Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, algunos cubanos, y de países sudamericanos.

De informes del INM se desprende que más de dos de cada tres detenciones de indocumentados en Oaxaca, 67.5% se dan en el Istmo de Tehuantepec, concretamente en 6 ciudades: Chahuites, Juchitán de Zaragoza, Ciudad Ixtepec, Salina Cruz, San Pedro Tapanatepec y Unión Hidalgo.

De hecho, la localidad más “peligrosa” en Oaxaca para los centroamericanos sin papeles es San Pedro Tapanatepec en donde en 2018 se contaron 3 mil 422 migrantes “asegurados”, lo que representa el 45.6% del total.

De enero a mayo de 2019 San Pedro Tapanatepec, Santiago Niltepec y Chahuites concentran el 68.5% de las detenciones. En la capital, Oaxaca de Juárez, se han presentado ante la autoridad migratoria 196 extranjeros, apenas el 4% del total.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Oaxaca está entre las cinco entidades del país con el mayor grado de intensidad migratoria, tanto por ser expulsora de migrantes como paso obligado de extranjeros a su paso hacia Estados Unidos.

Voluntarioso, el Congreso de Oaxaca aprobó apenas en miércoles pasado modificaciones legales para que el gobierno del estado se convierta en garante de los derechos humanos de migrantes oaxaqueños y extranjeros. El dictamen señala que se brindaría mayor atención a grupos vulnerables, mujeres, niños, personas de la tercera edad y víctimas de algún delito.