Cierran 40% de estancias infantiles

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Dueños de estancias infantiles aconsejan replantear el fallido programa de la Secretaría del Bienestas

El 40 por ciento de las 220 estancias infantiles que existían en Oaxaca hasta antes de la desaparición del programa que las subsidiaba, han cerrado.

Iván Francisco López Cervantes, responsable de una estancia infantil en Puerto Escondido y representante del Espacio de Cuidado y Atención Infantil Integral (ECAII), aseguró que, de enero a la fecha, 90 establecimientos de este tipo cerraron.

Buscan caminos

De las 130 que todavía operan en Oaxaca, 40 ganaron un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que la Secretaría de Bienestar les restituya el derecho a pago mensual de 950 pesos por niña o niño que atienden. "Las otras 90 nos hemos constituido en el proyecto ECAII para seguir impulsando la calidad de la atención", abundó.

La estrategia, aseguró, contará con el respaldo del gobierno del estado y en el mes próximo esperan recibir una dotación de mobiliario.

“Muchos compañeros están en el tema si se busca o no el amparo, pero creemos que eso se ha politizado”, opinó, por lo optarán por mantener su trabajo con los niños.

Perdió impacto social

Urgió al gobierno Federal a replantear el programa que ahora otorga de manera directa a las madres de familia trabajadoras con hijos de entre 1 y 4 años 800 pesos mensuales a “restituirlo por el anterior o cambiar el enfoque”, ya que carece de impacto social.

“Hemos tocado puertas en la cámara local porque no hay una legislación para educación en la primera infancia”, por lo que si quisiera el gobernador Alejandro Murat, podría impulsarla.

Integrarse como ECAII fue una salida. Froilán Gallegos Pérez, responsable de una estancia infantil en Santo Domingo Tehuantepec precisó que esta es una respuesta a la desparición del programa que los subsidiaba para evitar desaparecer.

Fue David Enrique Rosales, responsable de una estancia en la Colonia del Maestro, quien hizo ver que “nuestro objetivo de atender a personas de escasos recursos” ya no existe, porque brindan atención “a quien lo puede pagar y ese no es el caso”, además del decremento al que se enfrentaron.