Trabajadora de SSO denuncia acoso laboral

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Sobrepasar el año sin una función específica en la coordinación de telemedicina de los Servicios de Salud de Oaxaca o haber sido nombrada como responsable de un centro de salud cuando ya había alguien más en el cargo, es parte de los atropellos a los que Marlene Juárez Castellanos se ha enfrentado desde que Gustavo Ruíz Garnica llegó a la dirección de administración de los Servicios de Salud de Oaxaca.

A él, junto con el jefe de la Unidad de Servicios de Personales, Vladimir Santos Pineda, los denunció por violencia de género, corrupción, discriminación, hostigamiento, acoso laboral, nepotismo, conductas misóginas y abuso de poder.

Por el trato que ha recibido desde junio de 2018 ha acudido a quejarse en más de cuatro ocasiones a la Defensoría de Derechos Humanos y del Pueblo de Oaxaca, y ha solicitado la atención de las autoridades, pero su situación no ha cambiado.

Ayer Marlene Juárez recurrió a la denuncia pública. Las acusaciones las escribió en dos cartulinas de color naranja y se mantuvo un momento en las escaleras de acceso a la oficina de telemedicina en la Colonia Reforma.

“Los actos de hostigamiento se han dado desde junio del 2018, cuando ingresaran a los SSO Ruiz Garnica y Santos Pineda”, narró la trabajadora regularizada desde el 1 de mayo de 2008, quien diez años antes trabajò como eventual.

Hasta junio de 2018 era responsable de la promoción y difusión en telemedicina, pero la delegaron de sus funciones y a tanta insistencia en enero de 2019 le otorgaron un nombramiento como administradora del centro de salud del Fraccionamiento El Rosario, pero no se le presentó como tal porque había otra persona en ese cargo. 

“Estuve dos meses y medio acudiendo a la jurisdicción sanitaria y no me dieron respuesta”; en marzo se reintegró a la coordinación de telemedicina con el apoyo de la DDHPO.

A esa instancia acudió desde que con engaños y de forma arbitraria le quitaron sus funciones, pero ahora no tiene ni un escritorio o computadora, porque la coordinadora prefirió asignarle una a su sobrina que acude a realizar trabajo social únicamente una hora al día.

“Como se presenta a las 11:00 de la mañana y se retira a la 1:00 de la tarde desconoce muchas cosas que realizan los 17 trabajadores”, dijo al denunciar el hostigamiento continúo al que se enfrenta.