Parte de Amador Montes se queda hoy aquí

En 'Parte de mí se queda hoy aquí', Amador Montes reúne su última producción artística.

El título del libro que reúne dos décadas de creación del artista Amador Montes (Oaxaca, 1975) responde a la sentencia de eternizar un instante: Parte de mí se queda hoy aquí es el ejemplar en el que por primera vez muestra imágenes de su archivo personal, de su taller, de sus procesos y textos sobre su obra, a lo largo de 20 años. En estas páginas se encuentra su estética y fuerza expresiva, sus viajes, sus momentos y su discurso.

Al interior de su galería en el centro histórico de la ciudad, recargado en una mesa de madera abre las páginas del ejemplar en el que ha colaborado con varios cómplices, desde la diseñadora: Irene Peral Vásquez, el impresor Claudio Sánchez Islas y las plumas Rebeca Pareja, Rafael Pérez y Pérez, Pablo Milanés y Luis Carlos Emerich, entre otros más.

"Es un libro creado por y para Oaxaca, con gente oaxaqueña, 100 por ciento hecho en Oaxaca y siempre lucharé por hacerlo así", comparte en entrevista. Confesó que disfrutó mucho el proceso de recopilar textos y hacer una re-lectura de los mismos, así como de un archivo forográfico para conformarlo.

Comparó al proceso al de cuando alguien va a buscar su baúl para ver fotografías, que quizá implique algo de melancolía, pero que al final deja una grata sensación. "Son casi 20 años de trabajo, hay fotografías de obra que hice cuando era mucho más joven, obra que pinté años atrás, es lindo. El libro me cautivó, me enamoré de hacerlo. Disfruté de compartir con el impresor, la diseñadora, de releer los textos y ver el camino recorrido, materializado en cada página".

Amador Montes compartió que trata de no separar la vida de la pintura, porque considera que es parte de él y el verlo recabado en un libro, le representa algo significativo y emocionante. "Me gusta el libro como material gráfico, como obra editorial, ver todo eso me motiva a seguir pintando".

En este ejemplar también reúne piezas de coleccionistas tanto dentro como fuera de México: "El texto de Elena retrata muy bien esta estapa de mi vida como artista, hay muchos viajes que he hecho por diferentes lugares, que busco retratar, de muchos viajes que han sido inspiración para mí; fotos del taller, del estudio, de la Crujía, el libro vale mucho la pena por eso, es un libro personal, con imágenes y cosas mías que no había pensado en mostrarlas".

Amador Montes consideró que lo importante para todo artista es no quedarse estático, estar siempre en movimiento. "La pintura es parte de mí, me gusta mucho. Disfruto mucho el día a día pintar. No pinto para un proyecto específico, así vivo. Yo creo que en realidad nada más hay una vida y mi vida ha estado muy ligada a la pintura desde chiquito. Es muy bonito disfrutar pintando y trato de hacerlo con todo el profesionalismo que se pueda".