Francisco Toledo: 79 años de vitalidad creativa

Toledo considera que en el autorretrato no busca hacer una obra idéntica a él, más bien cuida el color, la textura y la composición; “es lo mismo que pintar un zapato viejo, algo que ya ha vivido”.

Francisco Toledo cumple hoy 79 años de vida. Cada una de sus expresiones son un ejemplo claro de la capacidad tanto creativa como productiva del artista juchiteco. En el día a día también busca la congruencia entre lo que cree y lo que hace. Es así que ha decidido apoyar causas sociales, como la lucha contra el maíz transgénico, que fue su bandera.

En el plano creativo, el público ha podido ver varias de sus facetas en los últimos dos años; en el caso de la ciudad que habita, el público pudo conocer de cerca una de sus etapas más personales y reveladoras, con NaaPia´. Yo mismo, muestra en la que por primera vez mostró autorretratos de distintas épocas de su vida. En entrevistas sobre esta exhibición, aseguró que ha pintado su juventud y su madurez, y que le tocaba pintar retratos de su vejez.

El espacio que acogió esa muestra fue uno de los espacios fundados por él, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO); ahí mostró piezas nuevas; las técnicas que se incluyeron fueron óleo sobre madera, mixta y escultura.

Entonces comentó que él recurre al autorretrato porque es el modelo más cercano que tiene; “soy yo, el que puede estar quieto, o puede estar frente al espejo, sin moverse, sin perder intimidad en el trabajo porque no es otra persona a la cual estás dibujando”. Después de exhibir NaaPia´. Yo mismo, en el IAGO, la llevó a la galería Juan Martín.

Luego de esta reveladora exposición que mostró en el año 2017, en el 2018 con unas obras para la exposición Pirámides, montañas sagradas, que se mostraron en el Museo Regional de Antropología, Palacio Cantón, en Mérida, Yucatán. Su participación fue con Fechas y Chaac, entre otras obras creadas ex profeso para la exposición.

Su legado y amor por Oaxaca

Cuando Francisco Toledo llegó a vivir a Oaxaca, en la década de 1950, tenía el interés de ser pintor, pero en ese entonces no había referencias de lo que se hacía en el arte en otras partes. Por ello, decidió fundar el IAGO, que cumplió el pasado mes de noviembre, 30 años de fundación.

En este espacio, Toledo creó una biblioteca que ha crecido con los años y actualmente su acervo asciende a más de 61 mil títulos. Los proyectos culturales de Toledo han contagiado a otras personas: algunos han abierto espacios culturales en Oaxaca, otros se han sumado donando libros y obra.

Otro de los espacios que fundó fue el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, que junto con el IAGO dio pie para que Toledo creara otras instituciones culturales, desde donde se ha impulsado distintos proyectos editoriales, el artista plástico también formó una valiosa colección de obra gráfica y de fotografía.

A finales de noviembre del año pasado, el artista plástico Francisco Toledo anunció su renuncia a la beca de Creador Emérito que le fue concedida hace varios años; el dinero que obtenía lo canalizaba a un fondo de becas.

En febrero de este 2019, el filántropo y activista inauguró una muestra tanto en la Galería como en la Bodega Quetzalli de la ciudad de Oaxaca, con más de 100 piezas, entre gouaches, acuarelas, tintas y un óleo sobre papel. En Obra Reciente, Francisco Toledo mostró obras en las que se influenció por la literatura, anécdotas personales y retratos.

Ahora mismo, el creador exhibe piezas que se remontan a los años 80 del siglo pasado. Toledo ve es la exposición inaugurada en la Ciudad de México hace unos días, en la que se exhiben cerca de 700 piezas, en el Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP).

En esta muestra, más que pintor, grabador y escultor, lo que se percibe es el Francisco Toledo diseñador, una faceta tal vez poco conocida del también promotor cultural. Como es su costumbre, él estuvo totalmente involucrado en la planificación de la muestra que permanecerá hasta el 29 de septiembre en el MNCP.

El artista juchiteco seleccionó más de 600 piezas, entre afelpados, textiles, bocetos, objetos intervenidos, herrería, joyería, cerámica y papel, para su primera exposición en el MNCP. Esta producción refleja su activismo como sus papalotes por los 43 normalistas de Ayotzinapa, su lucha contra el maíz transgénico, su defensa de las comunidades indígenas y su labor con talleres para generar economías sustentables en esas comunidades.

Tanto en Oaxaca, como en la Ciudad de México, las últimas exposiciones representan una forma más de acercarse a conocer la obra del artista vivo más importante de México. ¡Feliz cumpleaños, maestro!