DDHPO, omisa ante empleo de menores

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Con el arribo de turistas florece el trabajo infantil en calles de Oaxaca.

Omiso, así es como el titular de la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Bernardo Rodríguez Alamilla, califica el actuar que ese órgano ha tenido para contribuir a la sanción y erradicación del trabajo infantil en Oaxaca que en temporada vacacional se hace más visible en la ciudad.

“El problema es visible, pero no existen estudios formales ni diagnósticos que incentiven una política pública” en la materia, reconoció el defensor que fue electo por el Congreso local en abril pasado.

Por ello, aseguró que un primer paso de la DDHPO es exigir a las autoridades locales que generen una numeralia que permita trazar una radiografía precisa en torno al trabajo infantil.

“Hay una realidad que está a los ojos de todos, pero no sabemos la dimensión”, admitió. NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca documentó diversos testimonios de niños y adolescentes que desde el jueves pasado llegaron a la ciudad de Oaxaca provenientes de estados vecinos como Puebla y Chiapas para insertarse en la venta informal o ambulante de productos en el Centro Històrico, principalmente en el zócalo y la Alameda.

El problema, que para Rodríguez Alamilla es real y amerita atención, es producto de la condición de pobreza de las familias a las que pertenecen esos niños, niñas y adolescentes, pero también de ausentes políticas públicas que lo prevengan o que se implementan de manera inconexa.

Políticas inconexas

“Al momento de su ejecución esas políticas no se aterrizan de manera adecuada. Como DDHPO vamos a exigir que exista una atención integral al problema que va correlacionado con la pobreza y discriminación”, resaltó.

Incluso reconoció que la propia DDHPO ha sido omisa, “porque no todo tiene que ver con quejas, sino en exigir políticas públicas que prevengan la violación de derechos humanos”.

Después de exigir que exista numeralia en torno al trabajo infantil, la DDHPO pedirá que se implemente una política pública diferenciada, porque las condiciones de la problemática no es la misma en el contexto urbano, rural o entre las poblaciones que migran.

En ese sentido, la DDHPO contempla acercamientos con autoridades de Baja California y la visita de campos agrícolas como el de San Quintín, a donde viajan familias completas a trabajar.

Con base en cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la Dirección General de Población determinó que durante el periodo 2015-2017, la población infantil oaxaqueña que trabajaba se dedicaba en promedio un 54 por ciento al sector primario, los cuales se empleaban principalmente en actividades como agricultura, ganadería, pesca y minería.

El otro 26 por ciento se dedicaba al sector terciario en actividades como el turismo, comercio y transporte, mientras que el 17 por ciento se empleaba en el sector secundario que se refiere a actividades como la industria y la construcción.