Demolerán torres de la iglesia de San Vicente

Angel MendozaAngel Mendoza

El vocero de la Diócesis descartó que los trabajos terminen pronto, pues se avanza conforme al ritmo de cada empresa que lleva la obra

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- La Iglesia Católica busca recuperar su identidad religiosa a casi dos años del terremoto del 2017.

El proceso de restauración de recintos religosos a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presenta un significativo avance.

Pero no es lo suficiente como para volver a utilizar a los templos como espacios de adoración.

A seis meses de que empezaron los trabajos de restauración, aún existen varias iglesias que esperan ser intervenidas por la empresa bajo la supervisión de antropólogos.

El vocero de la Diócesis de Tehuantepec, Jesús Gutiérrez, señaló que entre las iglesias que son intervenidas por el INAH se encuentra la iglesia de San Vicente Ferrer en Juchitán, y la Catedral de Santo Domingo de Guzmán.

Añadió que en el primer templo citado, se reconstruye la casa parroquial y se demolerán las dos torres y se volverán a reconstruir con un nuevo diseño.

Mientras que en la Catedral de Santo Domingo se avanza en interiores y fachada, tanto del obispado como del convento.

Descartó que los trabajos terminen pronto, pues se avanza conforme al ritmo de cada empresa que lleva la obra.

Son trabajos lentos, porque según las directrices del INAH, deben ser acabados de tipo tradicional, es decir, las mismas características que definieron los dominicos del siglo 16, expresó.

Se cuidan los detalles del ladrillo, el cual va cocido con ciertas características y determinado grosor, según requerimientos del INAH para que estos recintos vuelvan a ser monumentos históricos.

El INAH trabaja en las iglesias comprometidas que reúnen ciertas características, las cuales se ubican también en los barrios y zona centro.

Las iglesias de mayor prioridad pertenecen a los siglos 16, 17 y 18, en la que algunas ya presentan un mayor avance debido a que son de menor daño.

Y aun cuando no se han detenido los trabajos, los párrocos de las diferentes iglesias del Istmo, piden al INAH apresure el ritmo de sus reconstrucciones.

Jesús Gutiérrez afirmó que como son patrimonio histórico, durante las restauraciones se han encontrado otros detalles como pintura, requieren una mayor delicadeza y podrían demorar un poco más sus acabados.

Se reconstruirán 106 iglesias antiguas, establecidas en la región del Istmo, pertenecientes a la Diócesis de Tehuantepec.

La mayoría de las iglesias católicas colapsadas son del siglo 16, pocas de los siglos 19 y 20.

Las que están clasificadas entre los siglos 16 al 18 pertenecen al Estado y están catalogadas como patrimonio de la Nación, pero son administradas por la iglesia.