En el limbo, sustituto del Seguro Popular

La obra negra del Hospital Materno Infantil

Una vez que el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador anunció la creación del Instituto de Salud para el Bienestar que sustituirá al Seguro Popular, el director del Régimen Estatal de Protección Social en Salud (REPSS), Juan Carlos Márquez Heine, aseguró que el paso siguiente es conocer sus reglas de operación.

Mientras no se llegue al Congreso Federal la iniciativa de reforma a la Ley de Salud y sea aprobada, en Oaxaca como en el resto de las entidades seguirá operando el Seguro Popular, como se le conoce al brazo operador de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud.

El Seguro Popular es el ente financiador de las unidades médicas de los Servicios de Salud a donde pueden acudir 2.6 millones de beneficiarios que carecen de seguridad social. Al año otorga alrededor de dos mil millones de pesos.

Ese financiamiento incluye el pago de salarios y la compra de medicamentos para dichas unidades. Con la compra consolidada que desde semanas pasadas es responsabilidad del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el REPSS se encarga de la distribución.

Para este año, la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, a través del REPSS, contemplaba invertir en Oaxaca 350 millones de pesos para el equipamiento del Hospital Materno Infantil que desde hace 12 años inicio su construcción en un predio de Reyes Mantecón.

Federalizan recursos

El primer bosquejo del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar lo anunció el presidente Obrador a mediados de diciembre pasado. En ese mismo mes el presidente Andrés Manuel firmó un convenio con ocho gobernadores del sur sureste, incluido Alejandro Murat de Oaxaca, para la federalización del sistema de salud en un plazo de dos años.

“Hoy más que nunca todos los servidores públicos que formamos parte del Seguro Popular en Oaxaca estamos comprometidos con el presidente porque ha hecho patente su aprecio y cariño por el estado y su gente”, dijo en entrevista Márquez Heine.

Como parte de los cambios previos a la instauración del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar que se encargará de operar de manera directa el sistema de salud en los estados, el componente salud de Prospera desapareció y con ello el Seguro Popular dejó de contratar en Oaxaca a 167 personas, entre psicólogos, nutriólogos y personal médico.

Aunque los sueldos eran financiados por el Seguro Popular con quien tenían la relación laboral, la Sección nueve del Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores de Salud ha cerrado en reiteradas ocasiones las oficinas de los Servicios de Salud de Oaxaca, en espera de que sean agregados a su plantilla laboral.