Entren a Catedral para encontrar a Dios

Pide el arzobispo

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos pidió ayer a los católicos ingresar a la catedral de La Asunción con la determinación de vivir un encuentro con Dios y así puedan ser verdaderas piedras vivas que den sentido a este lugar sagrado.

“Entren dispuestos a que Dios haga su obra en ustedes, no se cierren a la bendición divina”, afirmó.

En la homilía de la celebración eucarística por el 286 aniversario de la consagración de ese edificio, el pastor religioso solicitó a los fieles llegar a la catedral de La Asunción a tener un encuentro de gracia con Dios, para ser santificados y bendecidos.

“Los llenará de sus dones y de sus gracias, que a todos nos hace falta. Dios hará su obra”, señaló.

Quienes han entrado aquí movidos por la –anotó–, se encuentran con Dios y salen llenos de gracia, mientras que quienes entran movidos por la curiosidad salen admirados por este edificio, porque “no es cualquier cosa, es un lugar sagrado, porque se entra a buscar a Dios, para llenarse de gracia y de bendiciones”.

Por eso, insistió a los católicos a que entren a la catedral de La Asunción a vivir su fe, a recibir la gracia y a santificar a su persona con la eucaristía y la administración de los demás sacramentos.

“Contemple ese altar y dígale desde más profundo de su corazón gracias Señor y que sea siempre el centro de su mirada, que nada lo distraiga”, anotó.

Pero, también llamó a los católicos a cuidar la catedral de La Asunción y demás templos, ante los daños causados por el vandalismo.

“Veo con tristeza que de la noche a la mañana, aparecen con letreros ofensivos y contra lo sagrado. Quiénes son o por qué lo hacen, no lo sé”, apuntó.

Ante esto, suplicó a Dios tocar el corazón de quienes ocasionan los daños, para que no se sigan dañando más los edificios.

“Dios toca su corazón, a lo mejor yo no puedo, pero tú puedes hacer esa obra, para que sepamos cuidar el templo de Dios, para que cuidemos esa historia de fe y esa historia de nuestro pueblo”, terminó.

Frase

“Vaya a llorar sus penas, sufrimientos, angustias, dolores, desilusiones, derrame sus lágrimas por sus miseria y sus pecados, encuéntrense con el corazón misericordioso de nuestro Señor”: arzobispo Vázquez Villalobos